martes, enero 23, 2007

Desde hoy, y aunque tenga que firmarlo con sangre, me declaro fan de Loquillo

Loquillo, la mayor máquina de titulares del pop-rock español, ha dicho muchas paridas en su vida, pero cuando afirma a rajatabla que Los Trogloditas es la mejor puta banda en directo y que el problema de este país es que los grupos no se lo curran y salen acomplejados, es porque sabe que tiene toda la razón.

La generación surgida en los 90 trajo unas cuantas cosas buenas, pero tendrá que arrastrar una cruz para siempre: la ausencia total de un concepto de directo medianamente decente. Nadie, absolutamente nadie de los artistas surgidos en esa época, se ha acercado ni por asomo a los conciertos de Ilegales, El Último de la Fila, Héroes del Silencio, 091 o Radio Futura (no vale mencionar a Surfin' Bichos y su saga posterior, porque en realidad empezaron en los 80). Y, quizás por encima de todos ellos, Loquillo y Trogloditas.

Nunca he sido especialmente seguidor de ellos, aún reconociendo desde siempre que tienen al menos una veintena de canciones memorables en su repertorio. El caso es que nada de lo hecho después de "A por ellos que son pocos y cobardes" me ha parecido mínimamente interesante. Le daba por acabado hasta que, en el concierto aniversario de Rockdelux en La Riviera, se comió con patatas al resto de participantes. Ahí me replanteé que igual había que verle en directo en la próxima ocasión que se presentase.

Anoche, en la sala El Sol y dentro del ciclo de conciertos que conmemoran la Movida, Loquillo, de negro, impecable, con su típica pose chulesca y gafas de sol, se alzó desde su atalaya, se acercó al micro y lanzó: "Estamos aquí por respeto. Por respeto a esta ciudad, que nos dio la primera oportunidad antes que ninguna. Estamos aquí por el Madrid de las canciones de Jaime Urrutia y los poemas de Luis Alberto de Cuenca". Nostalgia seguida de los primeros acordes de "Arte y ensayo", mención a Casavettes incluida.

El grueso del concierto se basó en su repertorio de los 90 y los 2000, un cancionero flojo pero que en directo permitió descubrir grandes momentos olvidados. Especialmente, impactaron "Feo, fuerte y formal", su recreación de Jaques Brel en "Con elegancia" y, sobre todo, "Cuando fuimos los mejores" (que me recuerda a "With Or Without You" de U2) y "Antes de la lluvia", de su reciente banda sonora para "Mujeres en pie de guerra". Del pasado, pocos rescates en realidad. Apenas "Ven hacia mí" y "Todo el mundo ama a Isabel".

La sorpresa esperada por todos llegó en los bises, cuando Sabino Méndez apareció en el escenario como tercera guitarra (qué tremendo trío, por cierto, con el Igor éste en plan guitar-hero desbocado y el mítico y veterano, grandísimo Jaime Stinus). Con el público cantando a grito, dando su vida por cada verso, tocaron cuatro temas de la época gloriosa de la banda: "Rock suave", "El rompeolas", "Rock and roll Star" y, el tremendo final de "Cadillac Solitario", con Loquillo dándolo todo. Épica en estado puro, posturitas de todo tipo para seducir al mar de cámaras y, en fin, el rock and roll era esto.

Hubo un último bis, inesperado. Loquillo y Sabino regresaron solos al escenario. Tras pedir unos taburetes, y viendo las diferencias de altura, el Loco soltó: "Me siento un poco superior", a lo que Méndez replicó ante el descojone general: "No te preocupes, ya estoy acostumbrado después de tantos años". Loquillo rió también, antes de encarar, en acústico y cantando los dos, una versión lenta de "En las calles de Madrid" con dedicatoria a dos muertos ilustres: Guillermo Martín y Pepe Risi. Tras el final, Loquillo y Sabino se abrazaron. Indudable estampa mítica que figurará para la posteridad. Si nadie lo evita en los próximos 11 meses -y parece improbable-, concierto español del año.

Canción del día: "El rompeolas" (Loquillo y Trogloditas)

Frase del día: "¡Hola, somos Triángulo de Amor Bizarro y nos gusta que nos metan el dedo!" (Triángulo de Amor Bizarro, berreando como teleñecos puestos de todo, en una cuña para "El bulevar" de Radio 3)

9 Comments:

Anonymous Kurique said...

Con esto y Drive By Truckers llegarás a la épica rockista a tu avanzada edad....

Pero es que, de la misma manera que en disco puede resultar risible, en directo es un plus.

Lo dijo un amigo ío: para tocar hay que ensayar. Y eso en el indie no mola

6:55 p. m.  
Blogger David said...

"Ensayar es de cobardes", le oí a alguien una vez.

Queremos a The Hold Steady en el Primavera!

7:16 p. m.  
Anonymous javier feedback said...

Admiro a Loquillo y me gusta el personaje, pero no puedo estar de acuerdo en esa generalización.

Sin ir más lejos en el otro lado de la balanza de la época, Los Flechazos (¿existe una banda más infravalorada en España que ellos por la gente que nunca fue modo u tuvo relación con el tema?) eran capaces de poner cualquier club patas arriba y los Enemigos pa´que contar. Ya de la era indie pienso en Los Planetas de “Una semana en el motor de un autobús”, El Inquilino Comunista de los dos primeros discos, Manta Ray siempre o, recientemente Nacho Vegas y su banda, por ejemplo. Cualquiera de ellos está al nivel de lo que he mencionado, otra cosa es que no tengan un front-man, pero es que en los 90 lo más parecido a un personaje que hubo fue Antonio Luque, Aliex Vergés o Genís.

A Loquillo no lo vi nunca en directo, pero sí a los esplendorosos Radio Futura o aquellos célebres 091 del Playa Club. De el Ultimo de la Fila (ahgsss, que grima) y los Heroes del Silencio ( pese que me gustaran en su día –algo que ahora me cuesta entender- ¿gran directo el suyo?) mejor no decir nada, que aquí creo que entra lo subjetivo. Por cierto no incluyas a los Surfin´ Bichos que aquel descalabro que presenciamos en el Playa no es precisamente un ejemplo de buen concierto.

P.D. ¡Qué grandes Triángulo de Amor Bizarro!

11:41 p. m.  
Anonymous bruno said...

David, por ahí sí que no paso!!

11:53 p. m.  
Blogger David said...

Hola, Javi.
Los Flechazos y Enemigos también empezaron en los 80, así que los incluyo en este pack. En cuanto a Surfin' Bichos, quizá es cierto que hayan sonado mejor ahora, en esta gira de reunión, que en sus primeros tiempos. La veteranía también es un grado.
Los Planetas tienen mejor repertorio que muchos de los grupos que he dado como ejemplo pero, siento decirlo, han marcado el ejemplo más visible de lo que es la escena indie en los directos: falta de profesionalidad, falta de respeto por el público, falta de ganas y de currárselo, desidia, falta de carisma... en fin. Cierto: les he visto algunos grandes conciertos, pero pocos,igual 2 de 10.
Nacho Vegas lo mismo de lo mismo (me remito a las crónicas del concierto con Bunbury en el Liceo).
Del Inquilino no puedo opinar porque nunca los vi, y en cuanto a Manta Ray: vale. Estos sí que suenan bien en directo, pero (es subjetivo)sus temas son tan malos que aburren.
Y defiendo mi teoría de que Héroes del Silencio y El Último de la Fila le daban mil vueltas sobre el escenario a todos estos grupos.
Además de lo dicho, principales problemas de la escena de los 90: 1) que en el país de los ciegos, vale con guiñar un ojo y te darán por bueno
2) la falta de autocrítica
3) un amateurismo que no sé hasta qué punto se puede achacar a los propios grupos o a la situación del mercado (por ende: falta de tiempo para ensayar, que los grupos estén virtualmente separados porque parte de sus componentes vivan en Madrid o BCN y dificultades para la dedicación completa)

12:45 a. m.  
Anonymous Juanito said...

Vaya, parece que a Chema rey le va la carne...bueno,eso ya se sabía desde la etapa Deluxe, ...no me imaginaba que los Bizarros tb, que estaban por la labor del supusitorio, pero bueno, si hay un sello-supusitorio ese es mushroompillou... llevar tampón siempre es conveniente...

7:03 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estoy de acuerdo en que Loquillo & Trogloditas es la mejor banda de rock and roll en directo del país...
Por otro lado, en lo que se refiere al ensayo, Igor Paskual nunca ha sido muy partidario de ensayar mucho, pues dice que todo sale mejor cuando no se ensaya, pero ahí está para contradecirle el maestro Jaime Stinus, serio y disciplinado, partidario del ensayo meticuloso y del control absoluto de lo que se va a hacer encima del escenario. Igor siempre acaba dándole la razón.
Salud!

10:14 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, sólo una pregunta, alguien me recomienda algún grupo o cantante en solitario actual que tenga parecido con Loquillo y Trogloditas, ese tipo de música. Muchas gracias.

5:45 p. m.  
Anonymous German Pavlosky said...

A mí también me encanta Loquillo...
Dicen que acaba de publicar una novela con un seudónimo y que se llama Cuando fuimos los mejores, aunque está a nombre de Aixa de la Cruz.

Exclenete post...

¡Viva Loquillo!

2:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home