miércoles, septiembre 20, 2006

Sólo no puedes, con amigos sí

Ayer fue un día de extraño reencuentro. De repente , en una de esas habituales conversaciones existenciales que tengo con Calros, pensé en las connotaciones de la expresión "la vida entre dos mudanzas" y en todas las cosas que o bien permanecían o bien se habían transformado desde la anterior, hace dos años y medio. Lo que permanece se podría traducir en una instantánea feliz: acabado el traslado, Álvaro, César, Carlos y yo nos juntamos en una mesa para tomar cocacolas y pinchos en el Bar Santos, junto a la Plaza de Santiago. Fue como esos finales de episodio de teleserie en el que al final todo se resuelve con risas y una buena cuchipanda.

Las mudanzas tienen un componente emocional muy fuerte. Objetos y objetos de varias vidas anteriores y que creías olvidados empiezan a aparecer de donde menos te lo esperas. Mientras sacaba las cosas de las cajas, Calros iba haciendo comentarios sobre algunas de las que veía. De repente se encontró con varios ejemplares de "El Vómito de las Ninfas" y se puso a leerlos. Apareció la famosa crítica de Lenore (ja ja ja) y pilló aquel número epílogo en edición limitada. Era la primera vez que alguien proveniente de un círculo posterior lo leía y la verdad es que no me dio ni pizca de vergüenza (algo habré avanzado en estos... ¡glups!... diez años). Muy bueno, por cierto, el comentario sobre una foto: "¡joder, ¿éste eres tú? ¡Te pareces a Steve Albini!"

Mil gracias a todos los que me habeis echado un cable con la mudanza, ya fuera conduciendo, cargando cajas, dando ideas, haciendo regalos, ofreciéndose a ayudar y dando apoyo emocional. Ahora empieza el capítulo siguiente de la teleserie.

Canción del día: "Being So Long" (Vetiver)

Frase del día: "Me enorgullece el miedo que me tienen las cadenas" (Ana Obregón)

5 Comments:

Anonymous Calros said...

Moló la mudanza. Sí, el final fue como un episodio de teleserie, pero de los que molan, no de esos dobles fin de temporada que siempre acaban siendo un coñazo en tres partes.
También había una foto en la que el alto parecía el bajista de Shellac con 50 centímetros más.
Si la palabra vitalismo no existiera habría que inventarla para este post. jajajaja!

10:09 a. m.  
Anonymous aafgod said...

vaya, tiene muy buena pinta esta nueva temporada de la teleserie. seguro que sigo enganchado

12:05 p. m.  
Anonymous Ángel said...

David, no conozco " being so long", pero me gusta mucho "been so long" ( ja ja) aunque me gusta más " I Know No pardon", y más todavia Cristina Rosenvinge ( ja ja).

5:27 p. m.  
Blogger David said...

No perdonas ni una errata, Ángel, jaja.

11:58 a. m.  
Anonymous iritatirita said...

ainssss... las mudanzas son algo increible... se sufren y se sufren mientras toca.... pero al final son renovadoras

9:48 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home