viernes, septiembre 15, 2006

Entrevista Bunbury & Vegas (I)

El pasado 7 de julio, y coincidiendo con que venían al concierto de Dylan, Pablo Gil me sugirió entrevistar a Enrique Bunbury y Nacho Vegas para sacarlo en el "Metrópoli" cuando saliera su álbum. Pablo y yo nos acercamos a un hotel en Collado Villalba y allí departimos con ellos durante aproximadamente una hora. La entrevista sale en el Metrópoli de hoy pero, por supuesto, muy extractada así que, en coincidencia con la parte dura de mi mudanza, os paso la transcripción en varios capítulos.

¿Dylan es todavía relevante de cara a la música contemporánea o lo percibís más como una pieza de museo?

(EB) Ayer tuve una anécdota que la voy a contar porque me parece muy curiosa. Cuando salí del concierto de Viveros en Valencia paré un taxi y el taxista se quedó un poco alucinado porque vio a toda la masa saliendo y dijo “hostia, ¿qué hay aquí?, ¿qué es esto?, porque no es lo del papa, ¿no?. ¿Ha pasado aquí algo?”. Yo le dije “no, es que venimos de un concierto y tal”, era un chaval joven. “Venimos de Bob Dylan” y dice “¿qué? ¿Quién es ese Bob Dylan?, no me suena de nada”. Es una verdadera broma que hubiera una persona en el mundo, que la encontramos ayer subida en un taxi, que no supiera quién era Bob Dylan, y encima no estaba bromeando, no tenía ni pajolera idea. Era un espécimen muy extraño, porque también decía claramente que no le gustaba la música. Lo que me pareció sorprendente, y es la reflexión que hice luego, es que Bob Dylan traspasa las fronteras de lo estrictamente musical, ya no es una cuestión de que alguien le conozca porque conoce su música con profundidad o no. Es historia mundial, historia del planeta. A mí lo que me pareció es que ese personaje al que conocí ayer no habitaba en el mismo planeta que yo. Es como conocer a Kennedy o no saber quién es Felipe González, Churchill, Cleopatra o Marco Antonio o Shakespeare. Me pareció que este personaje tenía una incultura general, un analfabestia. Con todos los respetos, porque además me parecía un tipo muy simpático. Creo que Bob Dylan ya traspasa todo eso y ya no hay que cuestionarse si tiene validez o no en el mundo de la música, es que tiene un sitio en la historia.

¿Qué os ha movido a seguir toda la gira?

(EB) Hoy lo que hablábamos Nacho y yo es que creemos que Dylan tiene una cosa un poco chapucera en sus conciertos de improvisación y de dejar que las canciones se construyan sobre el escenario de forma única y especial y en realidad lo maravilloso de ver la gira es que ves cómo pueden llegar a enfocar la canción desde diferentes ángulos y mirar a un repertorio tan impresionante de formas tan diferentes y cómo Dylan crece como intérprete. Ya no solo considerarle el compositor que todos sabemos que es, sino también como un gran intérprete. Eso es quizás un papel que se pierde mucha gente, que no considera al Dylan cantante, el de ese momento mágico que es la reinterpretación de una canción.

(NV) Estoy de acuerdo. Yo solo estuve ayer y espero ir mañana también. Dylan tiene esta forma de reinventar sus canciones que al principio... Ayer fui con mi novia al concierto, era la primera vez que veía a Dylan y a ella le decepcionó mucho el concierto. Me decía: “es que no reconozco ninguna canción” y tienes que estar muy metido en el mundo de Dylan para reconocerlas. Yo hubo alguna que la identifiqué por la letra, porque por la música podría haber sido cualquier otra canción. Eso me gusta porque te obliga a que tengas que tener un papel muy activo durante el concierto, que tengas que ir detrás de la canción y perseguirla porque la está llevando por un lado que tú no te esperas. Por eso me apetece ir a más de un concierto. Probablemente el de hoy no, sino el de mañana sea el que más disfrute porque ya sepa un poco qué está haciendo con las canciones. Si fuera Leonard Cohen seguramente iría también a todos aunque me lo imagino interpretando todas las canciones en cada fecha de una manera parecida. Hacer 3 días o 5 como Enrique es ver cómo la música de Dylan evoluciona, porque está en evolución constante. Es algo que alguien que de verdad esté metido en el universo de Dylan lo puede disfrutar. Para mí Dylan es alguien que de las canciones importantes y de los discos que tiene, que son de cabecera, tiene algo que es meterte ahí y bucear, y si a él le ha llevado toda una vida escribir esas canciones, creo que a cualquier persona le tiene que llevar toda una vida intentar meterse en ellas.

¿Cuál es la mayor influencia que ha ejercido Dylan sobre vuestras respectivas obras?

(NV) Recuerdo que la noche que decidí dejar Manta Ray fue escuchando “Blonde On Blonde” porque ya empezaba a escribir canciones, tenía ya la mayoría del primer disco mío. Manta Ray tomó un camino, yo quería ir por otro y escuchar a Dylan tiene algo que, no son las letras, no son las canciones, es la forma de interpretar lo que para mí… esa manera de interpretar tan urgente es lo que te hace decir “esto es lo que yo quiero”, lo que te atrapa realmente. Me sacude un poco, porque sus canciones… los Byrds hicieron varias, las hicieron guapísimas, pero no tienen esta cosa que me sacude, y además desde el primer día que le escuché. Es el único artista al que no he dejado de escuchar nunca desde que me enganché.

(EB) Yo es que he tenido dos etapas dylanianas, una digamos que adolescente que es cuando lo descubres de una forma un poco superficial, o al menos como lo veo a día de hoy; y luego tuve un redescubrimiento que fue muy reciente, hace 3, 4 años. Donde yo veo la influencia más clara es en “El viaje a ninguna parte”, y más que en el disco en sí mismo, que tiene unas influencias que tienen más que ver con Latinoamérica, y que en la forma de escribir, donde creo que puedes ver unas pinceladas, fue en cómo encaré la gira. De hecho hubo etapas que muchos de los chavales que me seguían a los conciertos me criticaban que hacía siempre el mismo repertorio. Yo lo que intentaba era tocar siempre las mismas canciones pero cada noche de forma diferente. Era una búsqueda de mis propias canciones que me parecía apasionante y que venía directamente influenciada por muchos conciertos de Dylan y por ver cómo, en su caso, atrapa a toda su audiencia y su banda y se los va llevando. A mí me habría gustado conseguir eso, que no sé si lo conseguí ni en un solo momento. Lo que sí intenté fue que yo estuviera moviéndome y bailando como un bailarín de claqué, que es lo que hace Dylan con las palabras. Me parece uno de los mejores fraseadores que existen, quizás con Sinatra. Cómo mete las palabras me parece un milagro. Yo creo que cuando escribe no se preocupa en ningún momento de la métrica. De hecho, no sé si lo hemos hablado alguna vez, me parece una de las deudas pendientes de la mayor parte de los cantantes en castellano. Normalmente frasean muy mal y van muy encorsetados con las palabras. También porque el castellano tiene unas características más jodidas para moverte y para bailar claqué, pero creo que por supuesto con el conocimiento un poco del idioma y de la musicalidad se pueden hacer cosas hermosas. Creo que la mayoría no ha trabajado.

(NV) Volviendo a las versiones que han hecho otros grupos de Bob Dylan, puede tratarse de canciones perfectas de pop o de rock, pero Dylan lo que hace es ese fraseo que parece que siempre va un paso por delante de la canción y que nunca va a llegar a dar el compás pero siempre hace algo para llegar. Esa forma de jugar con las palabras para mí es la grandeza de Dylan por encima de las letras. Ni siquiera me parece el mejor letrista sobre el papel, ni falta que le hace. Esas letras en Bob Dylan más que en nadie cobran una vida que no te imaginas cuando está en la canción, parece que se convierte en algo diferente en su voz. De hecho, cuando escuchas “Mr. Tambourine Man” en la versión de los Byrds, aparte de que le fusilan dos o tres estrofas, les sale una cosa bonita pero la de Bob Dylan trasciende un poco eso. No es la canción bonita de pop sino… por eso también creo que influyó tanto a los Beatles, porque ellos antes hacían canciones de pop bonitas, pero de lo que se trata es de ir un poco más allá y que aquello se convierta en una especie de animal salvaje que no sabes por dónde se puede mover.

(EB) Yo creo que el mejor intérprete de las canciones de Bob Dylan, porque “Blowin’ In The Wind” debe tener 300 versiones o algo así, es Bob Dylan.

(NV) Una de las mejores hojas de promoción de Bob Dylan en su momento de la CBS es la que decía “Nobody sings Dylan like Dylan”. Y es verdad.

(EB) Yo creo recordar que tengo un recopilatorio que se titula así.

Canción del día: "Mammal Beats" (Les Georges Leningrad)

Frase del día: "Fidel está como para jugar al beisbol" (Hugo Chávez)

2 Comments:

Anonymous Zoquevo said...

Más sobre Nacho Vegas (y Bumbury)

http://zoquevo.blogspot.com/2006/12/sobre-nacho-vegas.html

3:24 p. m.  
Anonymous Zoquevo said...

Más sobre Nacho Vegas (y Bumbury)

3:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home