miércoles, junio 11, 2008

El entrevistador entrevistado

Hace ya unos meses, Adrián, un asiduo visitante de Perdiendo Mi Eje me propuso una entrevista para un fanzine que creo que se llamaba Musik For The Masses (él podrá confirmarlo). El resultado fue este:

Hace 25 años grandes bandas de la historia musical de este país (véase Parálisis P, Derribos, Alaska) obtuvieron una acogida mediática y social bestial. Sobre todo si comparamos con la que tuvieron los grupos míticos del protoindie diez años después y desde entonces (véase Le Mans, Aventuras de Kirlian o Mus por ejemplo), la diferencia de cobertura y pegada popular resulta evidente. ¿Qué cree usted que ha cambiado?
Es algo que me planteo constantemente desde hace años y supongo que se debe a multitud de factores: la diversificación de la oferta de ocio, el cambio en las estrategias de los medios de comunicación desde la aparición de las televisiones privadas… puede que incluso el tan proclamado despegue económico español haya influido negativamente, pero cualquiera de estos aspectos daría para toda una tesis doctoral. Igual simplemente es que a quien tenía el poder cultural y mediático en aquella época se le dio por apoyar a aquellos artistas como una especie de bandera del cambio post-transición y, una vez que la Democracia se consolidó (o eso dicen), dejó de interesar aquello y se prefirió fomentar el adormecimiento cultural. Yo es que soy muy conspiracionista. Finalmente, hay algo que tiene que ver con la falta de continuidad en la cultura musical. Los jóvenes que en su momento escuchaban a Los Pegamoides o Parálisis habría sido coherente que a sus treinta y pico años hubiesen continuado con Le Mans o Mus, para seguir con tus ejemplos, o que le hubiesen transmitido esa cultura a sus hijos, y sin embargo parecen haberlo encerrado en una cajita como una divertida travesura de adolescencia.

Un tema recurrente o cansino pero interesante. ¿Cree que cambiará algún día la decisión de separar en nacional e internacional las listas de mejores discos/conciertos del año?¿Es que jugamos en otra división?¿Hasta qué punto es cierto que si Javier Aramburu hubiera nacido en Londres estaríamos hablando de Family en lugar de Field Mice?
No creo que cambie. Seguramente en una lista global este año podrían entrar en un top 50 un par de discos españoles si se sube un poco el nivel de chauvinismo, pero me temo que sí estamos en otra división. Lo de Aramburu, en concreto, dependería mucho de lo bien que su discográfica lo hubiese promocionado en el NME. En general, creo que esto del prestigio internacional depende mucho de la suerte, la oportunidad y la promoción. ¿Por qué triunfaron internacionalmente los Sugarcubes y no Veneno?

¿Cómo se elaboran las listas de Rockdelux? Votáis todos democráticamente (véase apuntando palotes en una pizarra) o hay una línea editorial marcada por la dirección que “manda”?
Votamos todos los colaboradores que queremos hacerlo pero digamos que nuestras listas son consultivas y no vinculantes. Somos como el Senado romano pero quien decide es el César.

Después de la sacudida del weird folk como última realidad musical de esta década, ¿podría atisbar cómo viene la próxima ola?
Hace tiempo que dejé de plantearme lo de dedicarme a la futurología. Aún no doy crédito con lo súperdemoda que está Joy Division.

Usted colabora con el suplemento de un periódico de tirada nacional (este tipo de revistas a menudo caen en el pastiche, pecan de iconoclastas y quedan un tanto deslavazadas), y al mismo tiempo forma parte de la plantilla de una revista musical especializada. ¿Cambia el enfoque de un periodista musical para según qué publicación, o por el contrario mantiene su planteamiento a la hora de escribir?
Lógicamente cambia porque el público es distinto. Quiero decir: cambia a la hora de explicar las cosas. En un medio especializado cuentas con que el público tiene un conocimiento mayor de lo que hablas y te puedes permitir la licencia de meter ciertos guiños, no tener por qué explicar ciertas cosas que ya das por sabidas, puedes ser más analítico…, en los suplementos generalistas tienes que partir de la idea de que lo que vas a contar lo va a leer alguien menos versado y no puedes escribir tanto para tu ombligo, incluso tienes que esforzarte más por captar su atención (lo que acarrea el peligro de caer en un tono sensacionalista). En lo que no cambio mi planteamiento es en mi sentido crítico: un disco es igual de bueno o malo tanto en una crítica para el Rockdelux como en una para El Mundo, y por los mismos motivos.

¿Cree que en otros países su profesión goza de ciertos privilegios o ventajas que en este país no tiene? ¿El homólogo a usted en Londres se lo monta mejor?
A ver si encuentro por ahí un link para pasaros de una huelga de periodistas musicales freelances estadounidenses porque no querían que les rebajaran derechos como el de tener dentista gratis. Aquí no tenemos derecho ni a que los medios se comprometan a pagarnos por un trabajo una tarifa pactada en un plazo pactado. Si el medio te paga la mitad de lo que te dijo, tarda diez meses o simplemente no te paga, te jodes y si no quieres seguir colaborando llaman a otro. Estamos en un estado de indefensión total ante ese tipo de cosas (que, por cierto, suceden a veces). Creo que la diferencia es aún más abismal que la que se ha comentado tanto últimamente de los guionistas en Hollywood y los de aquí.

¿Recuerda con qué músico fue su peor experiencia durante una entrevista?¿Qué posibilidades cree que tiene un periodista musical de hacer una entrevista a Cat Power (por ejemplo) y esa noche acabar tirándosela?
La primera pregunta. Sí, recuerdo perfectamente: con Alison Goldfrapp, o es una estirada o tenía un día pésimo. Otra chunga fue con el tío de The Streets. Era por teléfono, me contestaba con monosílabos y encima hablaba con un argot tan cerrado que ni le entendía qué me estaba diciendo en los monosílabos. En cuanto a la segunda pregunta… también me la hago yo. Si algún día entrevisto a Chan ya te contaré.

¿Quién es su crítico musical favorito? (Puede contestar apelando desde a Kiko Amat hasta a John Peel)
Nando Cruz, aunque odie a Arcade Fire.

¿A qué músico le hubiera gustado entrevistar y ya nunca podrá?
A Kurt Cobain.

¿Se deja de ser un freak de la música con la edad?
Quiero pensar
que no. Hay grandes ejemplos de ello como Juan de Pablos o el mismo John Peel.

3 Comments:

Blogger Malicia Cool said...

La respuesta correcta a la primera pregunta es: porque DDAA, Parálisis y Pegamoides eran infinitamente más transgresores que la segunda hornada que se menciona; a mí me gustaron mucho Le Mans, pero ni sombra del morro, el arrojo, la novedad y la aportación de los primeros. Y la belleza no sólo puede ser "agradable" como un anodino hilo musical; también tiene que ser convulsa; por eso les gusta tanto el chikichiki a los críos.

alicia XX

9:49 a. m.  
Anonymous adri said...

que bueno david!si,salio en aquel mftmasses-con una revision de neutral milk hotel y algo mas,te lo tengo que ensennar- y ese numero molo mucho en la uni.creo que fue santi carrillo el que dijo una vez que de adolescente idealizo la prensa musical mas que la propia musica.creo que a mi me paso lo mismo,y tu eres uno de mis periodistas favoritos (alimentar egos puede ser terapeutico!). Estuvo guay

david,nos vemos! (por el moby)

7:24 p. m.  
Anonymous jtkska said...

yo tanpoco doy credito a lo de joy division, sobre todo en españa..

2:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home