martes, junio 10, 2008

Huelga y convoy

Las imágenes de estos días de camioneros airados ocupando las carreteras me han recordado bastante a la peli "Convoy" de Sam Peckinpah. En ese film tan sorprendente, un camionero interpretado por Kris Kristofferson recorría parte de EE UU acompañado por un séquito que, cual conga en una fiesta, se iba uniendo a la caravana hasta convertirse en un problema de orden público (y, al tiempo, en una atracción mediática auspiciada por el inmediato apoyo popular que despertaba). Lo mejor es que todo aquello surgía sin ningún motivo concreto aparente pero, al tiempo, era un acto de protesta sobre muchas cosas intrínsecas. Prácticamente, una acción situacionista no exenta de cierta épica.

Cierto que era otra época y otro espíritu: los 70, donde también se dignificó el sector con series televisivas como "Los camioneros" o incluso creo recordar que una similar en España protagonizada por Sancho Gracia. No olvidemo tampoco aquella tendencia a cierto cine picaresco con títulos como "Los caraduras" o "El Emperador del Polo Norte", con grados de crítica-sátira social más o menos marcados.

Obviamente, esta es otra época, en que los actos de protesta social han perdido la popularidad que tenían antaño y se han convertido en todo lo contrario. El derecho de huelga, entendido en algún momento como algo justo y necesario, parece ser visto ahora mayoritariamente como algo egoísta, caprichoso o insolidario. Ejemplo muy gráfico: hoy mismo, en su viñeta para ADN, el habitualmente lúcido Ernesto Rodera dibuja un camión con el siguiente bocadillo: "Me han subido el gasoil, así que voy a la huelga". A su lado, un coche con éste: "Me han subido el gasoil, la leche, el pan, el pollo, los huevos, el gas, la electricidad y la hipoteca, así que voy a trabajar como todos los días".

Es un problema evidente que los transportistas pierdan dinero haciendo su trabajo. ¿Cómo solucionarlo? ¿Aceptaría el resto de la ciudadanía, por ejemplo, que se les aplicase una tarifa plana de combustibles para que no estuviesen sometidos a las fluctuaciones del mercado? La respuesta ya la tenemos todos. ¿Es, por otro lado, coherente que las reivindicaciones de este sector tan puteado se ejerzan de una forma tal que los perjudicados sean los demás trabajadores?

El neoliberalismo salvaje ha mutado con los tiempos, se ha modernizado hasta el punto de convertirse en una especie de enemigo invisible que utiliza la confusión como mayor arma y el individualismo -tomado en el peor de los sentidos- como inmejorable aliado de su supervivencia. Él es el principal beneficiario de lo que he estado intentando contar en los párrafos anteriores. Nada de lo que he estado contando lo cuestiona, sino que lo reafirma y fortalece gracias al "divide y vencerás". El conductor del automóvil echa la culpa al camionero, no a empresarios y gobernantes. El derecho de huelga se deslegitima desde la misma ciudadanía y el poder, una vez más, se va de rositas.

O igual es que ciertas estrategias de protestas se han quedado anquilosadas en el pasado. Tal vez, reaprender cosas de aquella peli de Peckinpah y recobrar la imaginación sea ya la única forma de conseguir que la protesta social sea bien recibida por todos los que la deben recibir bien.

Canción del día: "Redemption Song" (Bob Marley)
http://www.youtube.com/watch?v=QYSxy32kDLQ

Frase del día: "Soy de centro reformista, como Obama" (Manuel Fraga)

5 Comments:

Blogger Victor Mancini said...

pienso que en el fondo la gente ha perdido un poco la esperanza en que esto llegue ya a cambiar, así que las huelgas son principalmente una forma de canalizar algo del cabreo, y si de paso consiguen algunas migajas, pues mejor que mejor.
sí, supongo que las estrategias de protesta están un poco anticuadas, pero más que nada el problema es que no saltamos hasta que no nos patean el culo directamente.

sobre las pelis de camioneros reivindicativos recuerdo con especial cariño "goma-2"

2:24 p. m.  
Blogger Malicia Cool said...

¡mira el fraga qué airoso nos ha salido el tío! ¡poco falta para que nos baile el chiquichiqui, sin no lo está haciendo ya...!

oyes, del agujero negro en el metrópoli no has vuelto a saber nada, ¿no? pues se van a fastidiar porque hemos conseguido hablar con y suministrar a grijalba y a lenin, aunque silvia ya nos ha contado que por lo visto ya no escribe mucho de música... claro, que como lo nuestro no es música, es más del corazón... pero no sé yo muy bien lo de la johansson (que ha reseñado bellver) qué es tampoco... claro que está mucho más buena, lo admito... pero yo tb tengo mi lado bueno, ejem...

besos!

2:37 p. m.  
Blogger héctor said...

http://www.youtube.com/watch?v=Klm2zoo0_EM
si se permite esto es que ya todo está perdido...un abrazo.

12:01 p. m.  
Blogger David said...

¡¡¡No doy crédito!!!
Gracias por el impagable documento, Héctor.

12:32 p. m.  
Blogger filomeno2006 said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home