jueves, mayo 04, 2006

Equidades

Precisamente hoy, que compré con "El País" el DVD de "La ardilla roja" y volví a recordar aquella singular experiencia cinematográfica en el extinto Cine Avenida (con Luis, improvisando tras ver una contrarreloj de la Vuelta Ciclista a España), precisamente hoy cierran sus puertas los Cines Equitativa, últimos supervivientes en A Coruña de una forma de concebir la exhibición cinematográfica.

Tras la reinvención de mediados-finales de los 80, aquella que obligó a los dueños de las salas a montar multicines porque el modelo de una sola pantalla estaba condenado a la muerte, Equitativa tuvo que adaptarse al nuevo formato. Creo que fue ahí donde vivió sus mejores momentos. Tanto, que tras las iniciales cuatro pantallas llegó a abrir dos más en los sótanos. Después de que los cines Coruña, Goya, Alfonso Molina, Rex, París, Avenida, Riazor y Valle Inclán (no sé si se me olvida alguno) hubiesen pasado a sepultar las psicofonías de Terence Hill, Bruce Lee, Andrés Pajares, Errol Flynn o Ava Gardner en otro tipo de establecimientos o en puras ruinas, los Equitativa eran uno de los centros neurálgicos de mi vida cultural universitaria. Hoy costaría trabajo creerlo, pero allí vi, por ejemplo, "Ed Wood" y "M. Butterfly" en versión original. Otro de los recuerdos que guardo era el de cuando estaba yo solo viendo una peli y el acomodador me preguntaba amablememente si no me importaba cambiame a otra sala y ver otra peli porque así se ahorraban proyectarla. Me sucedió un par de veces y en ambas, por supuesto, me negué a cambiarme.

En fin. Lo del multicines tuvo una vida mucho más corta de lo esperado desde el momento en que las grandes cadenas en connivencia con potentes distribuidoras, centros comerciales y ayuntamientos decidieron que el modelo de negocio de la exhibición no pasaba precisamente por la independencia. Los cines Tom y Jerry fueron los más precoces en darse cuenta. Los Chaplin y los Equitativa mantuvieron el tipo como pudieron, pero desde el desembarco de las salas Filmax en el Palexco era un secreto a voces que tenían los días contados ("Días contados", por cierto, la vi también en los Equitativa, creo recordar).. Actualmente quedan dos cines en A Coruña (el más antiguo, el de Los Rosales, con pienso que no más de diez años de vida) y no hacen más que certificar una evidencia sobre el cambio en los hábitos de ocio y consumo cultural. La culpa nunca fue de la tele, el vídeo o el dvd. La muerte real del cine está aquí.
Hoy recomiendo también este blog: http://periodistas21.blogspot.com/2006/04/cine-cerrado-historia-fundida-en-negro.html

Pensaba dedicar el post de hoy únicamente a ese tema, pero la siguiente noticia, publicada hoy en "El País", me ha disuadido. Salud.

La policía halló el 11 de marzo de 2004 en la furgoneta Renault Kangoo hallada en Alcalá de Henares (Madrid) una cinta de casete de la Orquesta Mondragón, tal y como recoge el sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, y no una tarjeta de visita del Grupo Mondragón, un grupo empresarial vasco formado por 210 empresas surgido del movimiento cooperativo y denominado desde hace años Mondragón Corporación Cooperativa (MCC). Los investigadores del 11-M (actuales y ya cesados o sustituidos) y agentes que revisaron la furgoneta el día del hallazgo han negado que en el salpicadero del vehículo hubiese una tarjeta de MCC, tal y como publicó ayer El Mundo -que tituló en primera página "La furgoneta del 11-M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero"-.

La más de media docena de comisarios, inspectores, subinspectores y agentes de base consultados ayer negaron que existiera esa tarjeta de visita. "Eso es falso", subrayan. Sí admiten que, a través de la emisora, se comunicó el hallazgo de una cinta de la Orquesta Mondragón, junto a otras del Dúo Dinámico, Los Mejores Boleros, Grandes Mitos del Rock and Roll, Clásicos de Oro y Luciano Pavarotti, como puede leerse en el sumario. No pudieron contar nada sobre la cinta coránica que estaba en la furgoneta, puesto que estaba en el aparato de radiocasete.

Las declaraciones de esos policías figuran en el sumario, en las actas de la comisión del Congreso y en el auto de procesamiento, y nada dicen de tarjeta de visita alguna. También figura la relación de objetos hallados en la Kangoo, que fueron reconocidos por el dueño de la furgoneta. Eduardo Zaplana, portavoz del PP, quien defendió en esa Cámara que el anterior Gobierno, del que era portavoz, no ocultó nada sobre la Renault Kangoo, reclamó ayer al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que aclare qué sucedió cuando gobernaba el PP.

Canción del día: "Elisa" (Las Moscas)

Frase del día: "Antes era creída. Ahora soy perfecta" (en una bolsa que venden en un tenderete de la estación de Metro de Gran Vía)

5 Comments:

Anonymous el alto said...

Vaya y yo que no me compré El País, para evitar el especial 30 aniversario, y resulta que era el día de "La ardilla roja" y me pierdo también, si no lo llegas a reproducir, que ahora Javier Gurruchaga y Popocho tendrán que rendir cuentas ante ese desfacedor de entuertos llamado Pedrojota.

Sobre lo de los Equitativa habrá que decir, versioneando a Siniestro, "menos mal que nos queda el CGAI" (con el permiso del Fórum metropolitano)... eso sí, de momento.

10:27 p. m.  
Anonymous lofatal said...

hola!
suelo pasar por aquí pero nunca te escribo.Hoy al ver que hablamos de lo mismo me ha apetecido compartir contigo el cierre de los equitativa.
Da pena verdad?, pero sobre todo porque el tiempo pasa y lo vemos a través de los cines que ya no están, y eso es muy raro, al menos para mí.

Un saludo

1:44 a. m.  
Anonymous checha said...

leí la noticia del país mientras desayunaba en una cafetería, y en un primer momento me reí, mucho, y después, más todavía...
vaya país que nos ha tocado, madre mía.
la anécdota pega en muchas películas que se me vienen ahora a la cabeza...igual que las tuyas con el acomodador de los cines, es una situación triste, pero a mí también me ha hecho mucha gracia, como la furgoneta...
igual estoy de subidón, pero es que como no nos riamos...
hace unos años cerraron en madrid el cine pompeya. allí ví muchísimas pelis que me marcaron mucho, entre ellas, por supuesto, cinema paradiso. llegué a ir allí el último día a ver una peli. ahora es un hotel.

10:26 a. m.  
Anonymous Sr.atlántico said...

Que si me atervo?! me atrevo hasta con el moñas del brian molko...debo interpretar tu comentario como esperanzador...ya me dirás...
Eso de que cierren los cines es una movida...cuantas pelis vistas en soledad en esas salas...luego vendrían las filmotecas y los cines especializados pero tb me forme con esas salas...

12:56 p. m.  
Blogger estibaliz... said...

Maldición!

4:45 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home