martes, junio 28, 2005

Os Grandes Homes

Ha caído el patán tras la larga -16 años- noche de piedra. A muchos les seguirá pareciendo increíble, pero quizás porque no dan crédito a una de las principales características seculares de la cultura popular gallega: ese respeto craso por las grandes personalidades, los grandes hombres, los gerifaltes, los poderosos, algo que el caricaturista Xaquín Marín tan bien retrató con un pie gigantesco aplastando a cientos de seres diminutos. Eso es Galicia y ésa es la Galicia que seguirá. El culto a la personalidad del potentado (todo el mundo le rinde pleitesía y ojo al que no lo haga, que van a por él) es algo consensuado en los medios de comunicación y aceptado fielmente por el pueblo, sin réplica posible. El mejor ejemplo es el tipo de Zara quien, por una parte, ha galleguizado el mito del sueño americano al haberse hecho uno de los seres más ricos del mundo tras comenzar con su propio sudor y esfuerzo con un cutriño tenderete. Claro que los cantores de gesta del Reino de Galicia obvian sus actuales tácticas laborales y empresariales y dejan en suspenso lo que éste hombre ha hecho efectivamente por su comunidad: quitando el Concurso Hípico de Arteixo para las élites coruñesas, más bien nada. Tampoco es que estuviera obligado, claro, pero de ahí al ensalce épico de un empresario capitalista multimillonario y explotador..., en mi cabeza no cabe, pero ya se sabe que estoy un poco mal.
Este fin de semana se celebró en Barcelona un congreso para constituir un lobby empresarial gallego en Cataluña. A tal efecto hubo hasta una sucesión del Primavera Sound en el Fórum de las Culturas cuyo cabeza de cartel era el nuevo vocero de la galleguidad triunfante: Carlos Núñez. Entre las otras cabezas de cartel de esa avanzadilla económica para situar a Galicia en el mapa del poder estatal estaba D. Julio Fernández, presidente de la productora cinematográfica Filmax. Es otro de los Hombres de Moda en Galicia: su mayor mérito estriba en haber aprovechado sus orígenes para camelar a las instituciones locales y venderles el oro y el moro. Los cines que se construirán en el nuevo Puerto de A Coruña (una especie de Maremágnum aderezado con viviendas de lujo tras la operación especulativa de Paco Vázquez, que engañó a la ciudadanía diciendo que la reubicación iba a ir para viviendas sociales) pertenecen a Filmax y, ya en una rueda de prensa, el propio Fernández contestó a un periodista casi riéndose en su cara que no había ninguna expectativa de crear ni una sola sala en versión original y que ésa era una idea absurda. El nuevo héroe Fernández ha hecho grandes cosas por Galicia y por el séptimo arte. Presume de crear una industria de la animación (aquí que hable Merchi, que controla este tema) y ha producido tremendos peliculones, casi todos subproductos de tinte comercial y calidad nefasta. Comenzó a consagrarse cuando vendió a la Xunta la moto de doblar una peliculita cutre británica, "O pico das viuvas", al gallego, como si aquello fuese una hazaña histórica. El hombre, desde luego, se relaciona bien. Ha suscrito un contrato con la empresa de autobuses Alsa por el cual sólo programan pelis de Filmax y aseguran aún más nuestro aburrimiento durante sus larguísimos recorridos. Galicia está en las manos de estos personajes, y en ellas seguirá. El patán ha caído y, si ningún transfuguismo lo impide, tendremos por fin un gobierno de izquierdas. Lo suyo sí se antoja epopéyico: ¿podrán hacer algo por cambiar la mentalidad imperante?

Canción del día: "American Idiot" (Green Day)

Frase del día: "I love live. The live is beatiful" (inscripción literal en un vestido que llevaba una sexagenaria en Madrid)

Famosos avistados: Josele Santiago, con una camiseta de Pata Negra (Gran Vía)

2 Comments:

Anonymous calros said...

Los hay a los que le cuesta menos ser mezquino. Con sus orígenes en un país tan primitivo(para lo bueno y para lo malo)...

5:38 p. m.  
Anonymous Ashtray Girl said...

Ayer ha sido un gran dia! si, al fin hemos echado al patán...aunque todavia pienso que es un sueño del que voy a despertar

12:11 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home