miércoles, enero 28, 2009

Darkness on the edge of Gozo Mountain

¡Wow! Se acaba de confirmar que -salvo que aparezcan nuevas fechas-, Bruce Springsteen y la E Street Band finalizarán su gira mundial de 2009 en el Monte do Gozo de Santiago, el 2 de agosto. Canela fina pese a que Bruce no vaya a llegar, presumiblemente, en su mejor momento.

Aclaremos esto: es cierto que, pese a no ser tan largos como entonces, sus directos siguen siendo demoledores (sin ir más lejos, mejor concierto de 2007 para perdiendomieje) y que lo mismo acaba haciendo una gira como la del año pasado, donde la banda aceptaba peticiones del público y podía tocar cualquier cosa de su repertorio (esto es: cualquier cosa de su repertorio). Peeeeero: el "Boss" anda a cagarla bastante últimamente. Por un lado, ha asumido este puesto de vocero oficial de Obama que, bueno, ¿no era un poco innecesario?. Por otro lado, toca en el intermedio de la Superbowl. Y, por otro bastante peor que los otros dos, ¡¡saca un recopilatorio para Wal-Mart!!. Como conclusión final de todo esto, y validando la teoría de que en épocas de presunta bonanza política, la creatividad desciende, edita un álbum tan apresurado, banal y moñas como "Working On A Dream", el más flojo de su carrera (pese a un tema de apertura tan impresionante como "Outlaw Pete") y una inesperada decepción tras los brillantes "Devils & Dust" y "Magic". Por si esto no fuera suficiente, también hay polémica desde Galicia, como se percibe en el blog de Javier Becerra.

No surrender. Flash-back. Uno de mis primeros conciertos grandes fue en 1993. Segundo o tercer año de Facultad. Había un Xacobeo y Springsteen tocaba en el Monte do Gozo. Era la gira de "Human Touch" y "Lucky Town" y él venía con una banda extraña (creo recordar que sólo estaba Roy Bittan de la E Street). Fui a verle solo, tren hasta Santiago y autobús desde la Plaza de Galicia. No se llenó el recinto. La entrada valía unas 4.000 pesetas.

Mientras la multitud se agolpaba a primera hora de la tarde, los de seguridad obligaban a sentarnos en el suelo ("sentaos todos, sentaos", gritaban insistentemente, supongo que pensando que así tendrían que antender luego a menos gente por soponcios). Y el comienzo del concierto fue completamente iconoclasta: a plena luz del día, sin aviso previo, salió Bruce sólo al escenario y lanzó una tremenda e irreconocible versión acústica de "Darkness On The Edge Of Town". Fue una revelación escuchar aquello mientras al fondo se veían los prados compostelanos, las casas del extrarradio en el no-lugar rural-urbano.

Como a la hora y media, el Boss y sus músicos se marcharon. Se tiraron como media hora para volver a salir mientras la parte más desinformada de la multitud abucheaba. Los informados sabían que, tras ese intermedio, la banda volvería a tocar, al menos, otra hora y media más. No recuerdo grandes cosas del repertorio (aunque repasando "La parada de los monstruos", "Liquidación total" o alguno de aquellos fanzines de Sociología encontraría más pistas, porque había escrito para ahí algunas de mis primeras críticas), pero sí se me quedó grabado su "Atlantic City" eléctrico (la misma versión que sale en el álbum "Plugged" y que Juanjo acostumbra a pinchar en el 14!) y un par de extrañas versiones: "Many Rivers To Cross" y el final del concierto en su línea habitual, alargando "Rockin' All Over The World" (que la gente creía que era de Status Quo pero en realidad creo que es de la Creedence) y jugando con el público, en plan "¿estáis cansados? ¿nos vamos? ¿no, seguimos? ¿volvemos a tocar el estribillo?" y tal. Pero el mejor recuerdo fue que, después de matar físicamente a todo el público (me recuerdo baldado y afónico) y tras dos bises que parecían definitivos, volvieron a salir y tocaron "Bobby Jean", probablemente mi canción favorita de su repertorio. ¡¡¡Hit Emocional total!!!

Las crónicas locales también hablaban de que Bruce había pedido que le enseñasen algunas cosas en galego y que, por ejemplo, tras la interpretación de "Man's Job" había dicho "¡vivan as mulleres!". Y que, en una entrevista previa para los 40 Principales, había dicho que le hacía ilusion "to play when the Pope played".

A no sé qué hora de la madrugada, me aventuré a hacer auto-stop para volver a Coruña. Salí a la carretera y, como tras media hora de espera, me paró un tipo como de cuarenta años, barba y con cinta en el pelo. "Sólo voy hasta Ordes, pero si quieres te llevo hasta allí". "Vale", contesté. Hablamos del concierto y recuerdo un poco su fundamentalismo rockero, algo así como "yo solo escucho a Springsteen, Deep Purple, Led Zeppelin y Dire Straits; lo que se hace ahora es una mierda; no conozco a Nirvana" y tal. Poco antes de llegar a Ordes me hizo un hábil favor. Apartó el coche hasta la cuneta, encendió las luces y salió a hacer dedo conmigo. Uno de los primeros coches paró. "¿Vais a Coruña?", preguntamos. "Sí, ¿le ha pasado algo a vuestro coche?". "No", respondió el hombre de la cinta en el pelo. "Pero este chico va hacia allí, ¿le podéis llevar?". Y me monté en aquel coche, callado, con otros tres chavales jóvenes también callados, mientras me quedaba adormecido. Sólo quedaban unos minutos para caer en mi cama, junto a la entrada coloreada y rota por una esquina, dormir unas horas todavía con la excitación, y esa mañana de lunes volver a la facultad y comentar la jugada.

Canción del día: "Fucking Boyfriend" (The Bird And The Bee)

Frase del día: "A veces pienso que mi propia vida está al servicio de las canciones, que el amor es un pretexto para escribirlas" (Christina Rosenvinge)

3 Comments:

Anonymous alberto said...

Joder, david qué memorión no me acuerdo de casi nada de ese concierto...¿el recinto no se llenó? No sé por qué lo recordaba petao...
Eso sí, la versión de la Creedence si la memoria no me falla, creo que fue de la canción Who'll stop de rain...

1:34 a. m.  
Blogger David said...

Cierto, tocaron dos versiones de la Creedence, también "Who'll Stop The Rain". Y yo lo que recuerdo es que había mucha gente pero creo que no se habían vendido todas las entradas.

2:36 a. m.  
Anonymous Jesús Miguel said...

Me he emocionado...

Es cierto, no se vendieron todas las entradas. También estuvo lloviendo toda la tarde, y paró unos minutos antes de que empezara el concierto.

Y tocó una versión más: "Across the borderline", un tema que creo que es de Ry Cooder. En esta canción cantó un par de estrofas en español.

Al día siguiente volví a León en tren desde Coruña. Por la tarde fui a clase todavía flipado. Iba a 1º de BUP.

6:01 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home