domingo, enero 20, 2008

Velocidad y violencia

En España está prohibida la venta de armas de fuego. Sin embargo, son frecuentes los casos de asesinato, tal como se puede deducir si se siguen a diario los medios de comunicación. Dentro de éstos, tiene especial incidencia la denominada 'violencia de género'. Como forma de crimen que germinó fundamentalmente por motivos culturales -afortunadamente, hoy en día rechazados por la mayoría de la población- se ha considerado comunmente que la concienciación en los medios y en los artefactos culturales y artísticos, así como la pertinente censura de todo aquello que sea ambiguo a este respecto, es el camino a seguir para reducir el problema.

En España está prohibida la venta de armas de fuego. Sin embargo, está permitida la fabricación o importación de automóviles que pueden sobrepasar los máximos límites de velocidad legales. Son frecuentes los accidentes de tráfico con víctimas mortales a diario. Dentro de estos -y aislando otros factores, como el aumento del parque automovilístico o el mal estado de las carreteras- tienen especial relevancia causal el consumo de alcohol y el exceso de velocidad. Como forma de crimen que ha germinado fundamentalmente por motivos culturales -aún plenamente arraigados- se empieza a considerar comunmente, con alguna excepción (el ex presidente del Gobierno ante los productores de vino, por ejemplo) que es necesaria la concienciación sobre la inconveniencia de beber alcohol cuando se va a conducir.

Paradójicamente, ese rito de paso de la adolescencia a la hombría y de aceptación social, fundamentalmente masculino y que se desarrolla a través de la velocidad y la competición, no sólo no se cuestiona sino que se fomenta con más insistencia que nunca en los medios de comunicación. Algunas de las Grandes Hazañas Épicas Nacionales se desarrollan hoy en día en los circuitos de Fórmula 1 y los Grandes Premios de Motociclismo, donde se exaltan hasta el paroxismo ese tipo de valores.

Cuando, hace un par de semanas, un matrimonio fue asesinado en el centro de Vigo por unos jóvenes que iban jugando a las carreras con sus coches, probablemente, desde algún escaparate, estaría mirándoles un póster con Fernando Alonso anunciando un reloj, un préstamo hipotecario, un combustible o un zumo de frutas.

Canción del día: "Lately" (The Helio Sequence)

Frase del día: "Mi vida es un torremolino" (Dejémoslo en anónimo)

4 Comments:

Anonymous el alto said...

En España NO está prohibida la venta de armas de fuego.

5:27 p. m.  
Blogger David said...

(Perdón)
Precisemos más la sentencia cambiándola por "En España no todo el mundo puede comprar libremente un arma de fuego". Por ejemplo.

1:37 a. m.  
Anonymous O´loish said...

Ola Deivid, acabas de revelar unha verdade brutal na que ningún medio reparou!!! o fatalismo aínda se cebou facendo que os asasinos sairan indemnes!!! mira ate onde chega a influencia do produto Alonso que Antón, que nunca na vida na tele viu as carreiras nin na casa sentiu falar do señor este, teno como sinónimo de velocidade , exemplo: todas as noites cando lemos un ou dous contos, pide unha segunda volta na que leamos moi rápido, para o cal dí o seguinte "agora máis que Alonso"!!!!

9:50 a. m.  
Blogger David said...

Hola, Loish, ¡espero que esa obsesión de Antón por ir máis rápido que Alonso non siga crecendo! Unha aperta.

4:24 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home