sábado, enero 19, 2008

Disco del mes (I) "Distortion", de The Magnetic Fields

A Stephin Merritt, mago de la composición y las palabras y prolífico heredero de Cole Porter e Irving Berlin, le gusta ponerse reglas creativas. Si en el triple CD “69 Love Songs” (99) hizo exactamente lo que pone el título, en “I” (2004) se forzó a que todas las canciones empezasen con la letra “I” y tuviesen la misma instrumentación orgánica, cantando siempre él. En su octavo trabajo, el punto de inspiración es “Psychocandy”, de The Jesus & Mary Chain, la obra que revolucionó el pop de los 80 al envenenar sus melodías con ensordecedoras rayaduras de distorsión. Merritt aplica ese mismo efecto a sus nuevos temas, pero llegando más lejos: el piano, chelo y acordeón también están tratados con “feedback”, con lo que consigue un subyugante muro de sonido que retoma la esencia del inventado por Phil Spector.

También hay algo de eso en el contenido de las canciones, pero con el pulso iconoclasta y posmoderno marca de la casa. En “California Girls”, desarma el tópico de los Beach Boys al poner en voz de Shirley Simms –quien canta en la mitad de los temas- sus razones para odiar a las chicas de California. Más lejos llega en “The Nun’s Litany” donde, con suma dulzura, hace que ella interprete a una monja que sueña con ser meretriz “porque ganaría más dinero/ y me lo pasaría mejor”, y en “Zombie Boy”, él es un hechicero que resucita a un muerto para tener relaciones con él, pero no dejan de ser anécdotas en un trabajo presidido por la soledad y la tragedia del amor perdido.

Merritt, admirador de los grupos de chicas de los 60 y sus "canciones sobre accidentes de coche" (sic) entrega así una nueva obra maestra repleta de ingenio, melancolía, provocación, ternura y humor negro con algunas de las melodías más pegadizas que ha compuesto nunca. La introductoria “Three-Way”, el maravilloso dueto de “Please Stop Dancing”, la redefinición del “beber para olvidar” en “Too Drunk To Dream” o la balada final “Courtesans” (“nuestros corazones son libres y avant-garde”, canta Simms) son sólo otros de los picos de un álbum que reafirma al autor de “Get Lost” (95) como uno de los grandes genios de la música contemporánea.


Canción del día: "La navaja automática de tu voz" (Corcobado)

Frase del día: "Pizarro es el candidato de los trabajadores y de los jóvenes" (Esperanza Aguirre)

1 Comments:

Blogger Malicia Cool said...

por una vez estoy de acuerdo contigo (en la canción del día)

saludos

10:52 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home