viernes, mayo 18, 2007

"Mi mejor amigo", de Patrice Leconte. Una comedia pardilla sobre cómo ser mejor persona

Igual esto era parte de lo que necesitaba. Después de unos días de sangre alterada, mala hostia, algo de aburrimiento existencial y misantropía que mutaba en diferentes formas, de conversaciones sobre lo complicado que es mantener relaciones humanas satisfactorias en esta vida moderna y en una ciudad como ésta o de por qué la mayoría de la gente no mola pero a uno, al mismo tiempo, cada vez le resulta más difícil que la gente le interese o le aporte algo y eso mola aún menos porque te vuelves una especie de ermitaño malhumorado, de oportunas citas de Spinoza y algún elocuente paseo nocturno por el Barrio de Salamanca, voy y me cuelo en este pase de prensa por casualidad.

En una de las primeras secuencias, Daniel Auteil, un marchante de arte, se presenta en una mesa donde compañeros suyos de trabajo están cenando. Llega y comenta que ha estado en el funeral de un amigo suyo y que, pobre infeliz el difunto, sólo había 7 personas incluyéndole a él. Entonces los comensales le dicen que aquel en realidad no era su amigo porque estaban siempre compitiendo en el mundillo este y tal y cual y que cuando llegue su funeral (el de Auteil) no va a ir nadie, cero personas, porque él no tiene amigos. Auteil se queda flipado y dice, "¿cómo?", y entonces su socia le propone una apuesta: tienes diez días para presentarme a tu mejor amigo. Si realmente tienes uno y me lo demuestras, la habrás ganado.

Auteil sale a la calle y se da cuenta de que, a sus cuarenta y pico años o los que sean, este parisino burgués con un decente éxito profesional y bienestar económico, no tiene amigos. Y tiene diez días para encontrar a uno o perderá un objeto muy importante para él. Con un tono muy inocente y bastante moral (con lo que eso conlleva, porque salvo Rohmer y un poco Capra, que es a quien más se parece esta peli, casi nadie sabe hacer buenas películas con el planteamiento de cuento moral), Patrice Leconte narra una historia que sorprende por lo que dice y cómo lo hice, por esa falta de pretensiones entre tanta casquería y tanta 'gran historia importante', por su voluntad de despertar pequeñas sonrisas y por recordar cosas que a menudo se olvidan, como la cita de "El principito" tan obviamente colocada. Va a pasar desapercibida, pero es una pequeña gran película que me hizo recordar algunas de aquellas cosas de las que hablábamos en la Xeración Pardilla. No como la estupidez esa de regalar abrazos.

Canción del día: "Bobby Jean" (Bruce Springsteen)

Frase del día: "Antes me toqué el culo tan bien que si tuviera polla me habría reventado" (Xoansinho)

Famosos avistados: Nacho Cano (Taquillas del Palacio de los Deportes, concierto de los Who)


6 Comments:

Anonymous Ángel said...

David, conoces la sala Myst?!.

4:02 p. m.  
Anonymous Ángel said...

sorry!, es Mynt !

4:06 p. m.  
Blogger David said...

No, no la conozco, así que no te puedo decir si mola o no para ver a Andrew Bird ;-)

4:23 p. m.  
Anonymous Ángel said...

Pillastre! Thks!

5:19 p. m.  
Anonymous Ángel said...

Lo de "regalar abrazos" me ha gustado. Los amigos de verdad "se mojan" y de esos hay pocos. Curiosamente creo, al contrario de lo que comentas de la peli, que al funeral si suele ir mucha gente. Muchos de ellos son de los que "regalan abrazos", vamos, pura apariencia. ¿ se me ha ido la pinza, no?.
canción del día: "the funeral" Band of horses. Ya, ya sé que no es mi blog.
;-).

10:20 p. m.  
Blogger David said...

Mejor "Dress Sexy For My Funeral", de Smog

12:26 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home