lunes, mayo 23, 2005

Mi entrevista con New Order (III)

¿Tocaréis en España al fin? Haremos Benicassim, porque lo hemos prometido tantas veces y me he sentido tan avergonzado. Hace poco pinché en Barcelona y todo el mundo me lo preguntaba. Desgraciadamente, nos ha pillado en una época de nuestras vidas que ya no tocamos tanto, y es justo cuando más gente quiere vernos. [Nota: esto es una prueba de que no siempre puedes creer lo que te digan. Al final, parece que la banda se decantó por el Primavera porque en agosto Bernard es el único momento que tiene para estar con sus hijos]

¿Qué recuerdas de la grabación en Ibiza de “Technique”? Sí, muy divertida. Luego viví en Mallorca durante tres años, en Palma.

Se ha confirmado que Anton Corbijn va a dirigir una película sobre Joy Division. Para serte sincero estoy mucho más feliz con la idea del filme ahora que Antón Corbijn está implicado. Me sentía preocupado desde el punto de vista de que yo entiendo cómo veía Deborah Curtis a Ian como marido, del mismo modo que yo lo veía de una determinada forma como músico, y era obvio que debía ser desde su punto de vista, y eso hace que la música resulte de algún modo superflua. Anton Corbijn sé que es un gran fan de Joy Division, él hizo el vídeo de “Atmosphere” desde un punto de vista muy fan, así que ahora me puedo tomar un respiro al ver que el grupo va a ser retratado adecuadamente, así como Ian como hombre. Además Tony Wilson es el productor, así que todo vuelve a nosotros, en realidad. Se está haciendo otra película en EE UU con Moby, que está muy implicado, pero no sé muy bien lo que está sucediendo con ella.

¿Estais vosotros implicados en la de Wilson? No todavía. Nadie nos ha preguntado pero parece que la cosa va para adelante. A ver cómo sigue.

Se rumoreaba que Jude Law interpretará a Ian Curtis. Ya ves. A ver si llaman a Antonio Banderas para hacer de mí. Pero Jude Law puede hacerlo bien. Ian Curtis se ha convertido en un personaje tan mítico que estoy deseando ver cómo lo abordan. El tío de “24 Hour Party People” lo hizo muy bien, muy muy bien.

En esa película se cuenta la anécdota de “Blue Monday”: fue el 12” más vendido de la historia pero vosotros os arruinasteis con él. Es una gran historia para definir vuestra relación con la industria. Ja, ja, ja, ja. Lo que sucedió con “Blue Monday”, y ahí no interviene la industria musical, es que pensamos que la canción no era muy radiable y era muy difícil de vender, ya que era muy larga y sólo la editamos como maxi, cuando aquella era una época en la que predominaba el single. Así que decidimos tomar la oportunidad de realizar un diseño revolucionario, algo que se convirtiera en una piedra filosofal del diseño gráfico y que se asociase tanto a la música como a algo que mental y físicamente fuera grandioso. Cometimos ese error y cada copia nos costaba 10 peniques más de lo que ganábamos vendiéndola, así que creo que ahí empezó el original síndrome de Factory de joderlo todo. Debimos vender millón y medio de copias, lo cual nos costó una fortuna. Creo que aquello fue probablemente el principio del fin.

¿Qué sentisteis al ver la película y volver a aquella época? El momento más duro fue la reconstrucción de la noche anterior a que muriera Ian. Yo estaba conduciendo aquella tarde a casa, volvía de la de sus padres, así que de repente ver en la pantalla lo que iba a suceder después fue un poco crudo. Ninguno de nosotros habíamos tenido la oportunidad de visualizarlo antes, así que nos quedamos bastante atónitos, si te digo la verdad. En cierto modo fue también retomar la época en que grabamos “Closer” y todo aquello.

“Blue Monday” es un tema que sigue sonando cada noche en las discotecas de medio mundo, aparte de ser uno de los más utilizados en bootlegs. ¿Pensabais que, 20 años después, iba a seguir siendo plenamente contemporáneo? Claro que no (ríe). El tema es que cuando haces un disco esperas que sea intemporal, nunca lo haces esperando que vaya a desaparecer a la semana siguiente. Fue un tema muy difícil de hacer, fue muy trabajoso producirlo. Lo hice yo con Mike Johnson, nuestro ingeniero, y fue muy laborioso. Yo también lo pincho a veces ocasionalmente, tengo una mezcla de ella más propiamente house, de 138 bpm y es fantástico para pinchar, todavía crea una reacción. Estoy muy orgulloso de mi trabajo y de que siga gustando.

¿Qué sentísteis al escuchar su fusión con el “Can’t Get You Out Of My Head” de Kylie Minogue? La vi por la tele en los Brits y por alguna razón nadie me dijo que iba a hacer eso o que lo había hecho, así que me llevé el shock de mi vida cuando lo oí, pero pienso que fue fantástico. Me gusta Kylie como persona y me encanta que nos hayan asociado a ella, del mismo modo que “Love Will Tear Us Apart” se acaba de llevar un premio a la mejor canción de los últimos 25 años. Es fantástico, te hace sentir que no lo has hecho tan mal y que todo va y vuelve. New Order hizo muy poco para perpetuarse, así que es extraño.

4 Comments:

Anonymous iritatirita... babeandoooooo... said...

jude law... madreeeeeeeee que cañoooooooooon!!!!!

8:08 p. m.  
Anonymous el alto said...

joer, esta entrevista está genial,

9:11 p. m.  
Anonymous el alto said...

mola mazo, que decía el clásico.

9:14 p. m.  
Anonymous el bajo (o sea, peter hook) said...

esto es un regalazo, david.
gracias!!
quedan 3 días para el gran día. c u l8r there

9:47 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home