jueves, junio 18, 2009

Ponme un gin tonic, hijo de la gran puta, que te voy a partir tu cara de cona

EFE
VALENCIA

Dos jóvenes emprendedores han inaugurado en la localidad turística de Cullera (Valencia) un bar en el que los clientes pueden insultar a los camareros, con la finalidad de que puedan "desahogarse en tiempos de crisis".

Según han indicado los dueños del negocio, Bernard Mariusz y Michal Lotocki, ambos de origen polaco, si un insulto les parece "original y divertido", el cliente obtendrá una consumición gratis.

Mariusz ha manifestado que la idea ha surgido porque la gente está "estresada con la crisis" y así podrían venir al bar "para desahogarse" y evitar "soltar las broncas a su familia".

"¿Y tú familia bien?"

Los clientes insultan en español, en polaco, en francés y en rumano, según ha comentado Mariusz, quien ha añadido que les contesta, en tono de broma, con la pregunta "¿Y tú familia bien?".

Uno de los primeros clientes del bar, Antonio Ossa, cree que la iniciativa es "una buena idea", ya que "cuando vienes del trabajo puedes decir cuatro animaladas y cuatro tacos como capullo, idiota o tonto".

Según otra de las clientas, Mari Luz Pérez, el bar ofrece la posibilidad de "hablar en confianza con todo el mundo" y al tiempo permite de vez en cuando exclamar "Qué cabrón eres".

Opiniones negativas

En cuanto a las valoraciones de esta iniciativa que hacen los vecinos de Cullera que no frecuentan el bar hay opiniones para todos los gustos, aunque la mayoría son de carácter negativo.

Algunos aceptan la idea siempre y cuando se haga desde el respeto a los camareros y con el fin de "desestresarse", mientras que a otros directamente no les parece una buena iniciativa, "ya que se comienza por ahí y se acaba haciendo uso de la violencia".

1 Comments:

Blogger supersalvajuan said...

Que vivan los gintonics. Y si el gintonic es bueno, lo demás no importa. Se te olvida todo.

10:53 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home