martes, abril 07, 2009

La grúa

"En todas las ciudades hay grúas, esas jirafas metálicas que mueven las cabezas entre los edificios más altos. Pero en aquella ciudad no había ninguna, y como la ciudad crecía sin parar y la mercancía se agolpaba en la estación, el alcalde y los doce concejales decidieron construir una grúa de carga en las afueras de la ciudad. Un día un hombre trepó a lo más alto de la grúa y no quiso bajar. Era tan maravilloso ser el conductor de aquella máquina, oír zumbar el motor y chirriar las poleas... Desde allí arriba podía ver las estrellas por las noches; y por el día, los ríos, los barcos y toda la ciudad. Por eso, el hombre de la grúa no quería bajar..."

Así presenta la web de la editorial
Kalandraka su reciente edición de "La grúa", de Reiner Zimnik, de la que me acabo de enterar por un artículo en El Cultural.El shock de la memoria, cuando me encontré eso mientras hojeaba el suplemento en el metro, fue mayúsculo. Recuerdo leer aquel libro a una edad incierta de la pre-adolescencia, uno de esos libros que te obligan en el colegio y creo que, de todos los concebidos como de género infantil-juvenil, el único que realmente me impactó en aquellos años.

Polaco afincado en Alemania, ilustrador de sus propias obras, Zimnik expresaba en esta obra de 1956, tal como escribe Carmen Blázquez en El Cultural, "una parábola rica en facetas que se expresa con sencillez, se sitúa en la orilla atemporal donde uno se detiene a preguntarse acerca de sí mismo y del mundo que le rodea. Al compás de lo que acontece, la gracia irónica de las primeras ilustraciones del relato, el juego de picados y contrapicados que propicia la verticalidad de la grúa, se transforma en los pasajes dramáticos y de acción en bocetos elementales deformados por la urgencia. El hombre de la grúa ve como va transformándose el mundo a sus pies, desde su atalaya disfruta de la compañía del amigo y de los tiempos de bonanza, y afronta la tragedia de la guerra y la soledad, que da paso a la renovación. Cuando baja a tierra, anciano y cansado, parece haber aprendido algo. Y quien lo ha leído también".

"La grúa era un gigante con un brazo de hierro y el hombre era su corazón". Y, una vez más, cantó la canción de Lorelei.

Canción del día:
"Sea Within A Sea" (The Horrors)

Frase del día: "Si no te gusta el tiempo, espera cinco minutos que será peor" (Dicho popular islandés)

2 Comments:

Blogger retratoderetrete said...

Imagino que aprovecharás los festivos para escapar de Madrid, pero, por si acaso, te informo de que el sábado 11 estaremos tocando en el Fotomatón (21:30).
Gracias

8:57 a. m.  
Blogger Hematocrítico said...

Re : La canción del día.

¡MENUDO TEMAZO! ¿Y estos eran los notas aquellos que autodestruían sus conciertos?

11:24 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home