lunes, marzo 30, 2009

La promo contraproducente

En el mundillo interno de los periodistas musicales ya son familiares las zancadillas a nuestro trabajo ejercidas en nombre de la lucha contra la piratería. En estas prácticas podría establecer una gradación según el fastidio que causan. De menos a más: 1) Que las copias de discos promocionales sean con marca de agua y tu nombre, así si lo cuelgas en un p2p la compañía sabe que lo has hecho tú. 2) Que no te pasen el disco físico, sino un enlace para escucharlo en 'streaming' en tu ordenador y tengas que pincharlo tema por tema. 3)Que la única opción sea ir a escuchar un disco que tienen bajo llave en las oficinas de la compañía, pero dándote la opción de que lo escuches a tu bola tantas veces como necesites. 4) Que sólo haya una escucha, normalmente con alguien de la compañía internacional, o un mánager o algo así, que se trae el disco a Madrid, se lo pone a los periodistas y luego se lo lleva. Previamente, te han obligado a dejar fuera de la sala móviles, grabadoras o similares. Todos los compañeros del gremio tienen sus anécdotas que contar.

Que a los periodistas se nos trate como a potenciales delincuentes no es algo nuevo. De hecho, potenciales delincuentes somos todos los ciudadanos desde que firmamos este contrato social según el cual tenemos derecho a votar y consumir, y gobernantes y empresas lo tienen a darnos por culo libremente. Lo que sí resulta paradójico es ver que esta costumbre adquirida por las compañías no ha dado resultados muy prácticos: a los periodistas se nos pone todo tipo de dificultades para hacer nuestro trabajo y, sin embargo, los discos se filtran cada vez más. Conclusión: quienes los filtran son otros. Un ejemplo reciente: el último de U2 (perteneciente al grado 4), que estaba en la red semanas antes de su salida. Cosas absurdas que me han sucedido: que una persona de promo me diga: "Antes de hacer la entrevista me han dado la consigna de que te vengas a escuchar el disco porque no tenemos copias de promo, pero que sepas que ya está en el Soulseek" o, más recientemente, que para entrevistar a un famoso cantautor argentino, la compañía nos pasase a los periodistas españoles un cd de promo con sólo una selección de temas cuando éste se editó en Argentina en octubre pasado y además está entero en Spotify. ¿Era una forma, en realidad, de velar por nuestro tiempo y evitarnos escuchar toda la turra de hora y pico?

Pero hay un grado 5 de promo fastidiosa, que es a lo que realmente quería ir con esta entrada. Y, lo mejor de todo, es que la suelen ejercer sellos indies con artistas íntegros y muy de culto (y generalmente con gente del hip-hop, donde es habitual que, en lugar de adelantarte el disco entero, te pasen una especie de popurrí con "skits" de las canciones). Un ejemplo que me jodió especialmente fue el último de El-P, watermark con una voz en off que salía encima de cada tema diciendo "esta copia pertenece a Pias Spain". Y justo ahora sucede también con los nuevos lanzamientos de Bonnie Prince Billy y Bill Callahan.

En la copia de promo de "Beware", son dos voces en off diferentes las que salen en cada corte, cerca del principio y cerca del final, y además cortando la música, diciendo, la primera: "You are enjoying a promotional copy of 'Beware' by Bonnie Prince Billy" y la segunda: "This is still a promotional copy of 'Beware' by Bonnie Prince Billy". En el caso de "Sometimes I Wish We Were An Eagle" del hombre también conocido como Smog, se incluye el siguiente texto: "This promotional (HONK) CD has been overlaid with car horn sounds in order to (BEEP) discourage illicit copying. Do your part and (HONK) leave it uncopied, and off the internet. This disc is watermarked for eternity". Traducido al cristiano: en todas las canciones hay un momento en el que suena una bocina de coche por encima.

Mi postulado es que, a mayor gradación en el fastidio de la promo, más contraproducente se vuelve ésta. Pienso, y a mí me pasa, que el escuchar un disco en condiciones tan numantinas aumenta las probabilidades de que tu crítica sea menos positiva. No por pataleta o venganza, sino porque, simplemente, lo disfrutas menos (o incluso lo sufres) y eso se acaba trasladando, inevitablemente, al teclado del ordenador.

Pero en el caso concreto de estos dos sujetos, Oldham y Callahan, a quienes probablemente se la pelen tanto la piratería como las críticas de los profesionales, hay un altísimo componente de guasa. Se están descojonando de nosotros. Sigo con la duda de hasta qué punto estas personales estrategias han sido idea de su compañía o de ellos mismos, pero no distorsionan en absoluto con su retorcido sentido del humor. Pese a formar parte del cetro de mi grado cinco, hacen de estos discos de promo obras de arte en sí mismas. Y, ahora que lo pienso, igual sus fans o los coleccionistas frikis me dan un pastón por ellos, como esa copia del penúltimo de Depeche Mode con el nombre falso de Black Swarm y que todavía tengo guardada como oro en paño para ver si algún día me saca de pobre.

Canción del día:
"Lara's Theme" (Maurice Jarre)

Frase del día: "¿Por qué iba yo a preocuparme por la posteridad? ¿Qué ha hecho la posteridad por mí?" (Groucho Marx)

5 Comments:

Anonymous Jesús Miguel said...

Ya tenía ganas de leer algo sobre este tema.

Me hace mucha gracia que en el disco de Bonnie Prince Billy, la maldita voz en off imita a John Lydon, remarcando las "erres".

Lo que me hizo menos gracia fue lo de Bill Callahan: empecé a cerrar ventanas del Firefox pensando que la bocina de marras venía de alguna web. Pero no: venía del disco.

En todo caso, me parece patético que hagan estas cosas con los discos. Es un indicador de lo que se valora nuestro trabajo como críticos musicales.

1:55 p. m.  
Blogger David said...

Por cierto, para quien no lo sepa, es relevante señalar que Will Oldham también hace stand up comedy, con lo cual la voz en off podría ser suya (?) o de algún colega suyo humorista.

¿Se imaginan un promo de El Canto del Loco con Florentino Fernández haciendo gracietas en el watermark?
O, mejor todavía, ¿uno de Nacho Vegas con alguien de Muchachada Nui interrumpiendo las canciones y diciendo "ahí va qué chorrazo, estás escuchando el nuevo disco de Nacho Vegaaaaars".

4:03 p. m.  
Blogger supersalvajuan said...

Promociones varias. Hay de todo en la viña del Señor.

6:50 p. m.  
Anonymous Jens said...

Watermark con una voz en off, a mi me resulta comico...genial para productores que se dedican a hacer samples y beats...

10:28 a. m.  
Anonymous Guille said...

Pues yo creí durante bastante tiempo que en un disco de Edan, la voz en off que alertaba de que era una copia promocional era parte de los arreglos.
Me bajé el disco de soulseek y la voz decía una y otra vez una frase que no entendía del todo: "this is a xxxxxxxxxx of The beauty and the beat".
Cuando me compré el vinilo y vi que en las canciones no salía esa voz (lo que para mí era entonces un fallo) volví a escuchar la copia pirata y efectivamente decía "this is a promotional copy of the beuty and the beat".

12:17 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home