jueves, junio 26, 2008

"Margot y la boda", de Noah Baumbach. Lo extraordinario es ordinario.

Peli independiente sobre familia disfuncional en algún lugar de la Norteamérica profunda. ¿A qué os suena? Efectivamente, a un tópico que empieza a resultar cansino. Un género en sí con sus propias reglas que, para que resulte un poco interesante, tiene que aportar algo mínimamente sorprendente o novedoso. Con "Una historia de Brooklyn (The Squid And The Whale)", Noah Baumbach -también guionista de "Life Aquatic", de Wes Anderson- lo consiguió porque, básicamente, la historia era buena y entretenía. Con esta, sin embargo, no.

"Margot y la boda" tiene ciertas pretensiones de originalidad en la historia de una mujer y su hijo de 12 años que se desplazan a la boda de la hermana de ella, con quien lleva tiempo sin hablarse porque se llevaban fatal. En lugar de la esperable reconciliación, la convivencia entre el puñado de seres bastante inadaptados socialmente y con ciertas taras psicológicas, sólo será un encadenamiento de pequeños desastres.

Sólo hay tres cosas que me hayan gustado de la película: los diálogos -bastante chisposos a menudo-, la fotografía de Harris Savides y la entrega en sus papeles de las siempre estupendas Nicole Kidman y Jennifer Jason Leigh (no así la de Jack Black que, una vez más, hace de Jack Black). El resto es un quiero y no puedo en el que todo suena a ya visto. ¿Tiene algún sentido, por ejemplo, el diálogo entre las dos hermanas diciendo que su madre tenía discos de R.E.M. y los Pixies? ¿Es más interesante salir con el topicazo indie para ir de guay que indagar en las circunstancias psicológicas que realmente han llevado a los personajes a ser los putos desastres que son?

El guión, desde luego, no lo consigue. Se queda en una mera sucesión de situaciones (gags de humor cáustico que se supone que debe ser doloroso porque revela lo patéticos que son los personajes y tú te tienes que dar cuenta de que eres igual de patético y entonces los perdonas y les coges cariño) que no están realmente hiladas.

Finalmente, para no faltar a ese clásico que es la crítica a los distribuidores españoles, no sé qué sentido comercial tiene cambiar el título "Margot y la boda" del original "Margot en la boda" (que, por cierto, es un homenaje a "Pauline en la playa" de Eric Rohmer, aunque la peli no tenga nada que ver).

Canción del día: "Lost Verses" (Sun Kil Moon)
http://www.youtube.com/watch?v=65DxMFO9gg8

Frase del día: "Morir no tiene nada de glorioso. Lo puede hacer cualquiera" (John Lydon)

5 Comments:

Blogger Atapuerkiko said...

Esta vez me adelanté a verla y no puedo estar más de acuerdo contigo...una película, que como dirían en mi pueblo (sí, ese del que sólo conoces oriundos que bailan a la pata coja), es un poco "sin trun"

9:47 a. m.  
Anonymous adri said...

David no me ha quedado muy claro tu post de funny games...La unica "maniobra subversiva" que yo veo aqui es la pasta que le han soltado a haneke.Sigo sin ver otra explicacion.Y si ahora le ofrecen grabar el septimo continente con angelina jolie de madre de familia, que va a hacer?Tambien remake!Pues vaya.nada nada,a un amigo mio le salio del alma:
-"se ha vendido tio.the power of money.otro mito se derrumba"
UN ABRAZO DAVID

11:59 a. m.  
Blogger David said...

Lo de Baumbach es uno de los "bluffs" más cantados del año, lo mismo que "Lars And the Real Girl".

3:53 p. m.  
Blogger David said...

Hola, Adri. El hecho de que le hayan ofrecido dinero (no sé cuánto) no es óbice para que la peli amplifique su capacidad de impacto. No es lo mismo que vejen a una austriaca desconocida que a Naomi Watts.

Esto está en las antípodas de remakes como, no sé, "City Of Angels" porque Haneke ejerce desde el primer momento libertad total para hacer lo que quiera. En cuanto al reparto, fue elección suya y no de ningún productor.

Creo que hay otra mucha gente a la que se puede acusar antes de vendidos.
Un abrazo.

4:44 p. m.  
Anonymous teardrop said...

Pues yo situaría Margot at the wedding como uno de los títulos imprescindibles del año. Se habla del pretendido homenaje del film a Rohmer o Bergman y yo me atrevo a añadir a Demy con ese final tan bello y rotundo como el de La bahía de los Ángeles.
Las actrices impecables. Nunca me había gustado tanto Jennifer Jason Leigh...Y Jack Black tampoco me desagradó.

11:37 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home