sábado, noviembre 18, 2006

Nadal, nadal

Aún recuerdo aquella época de mi infancia en que, hasta el puente del 8 de diciembre, no había indicios de la proximidad de la navidad. Pasados los años, cada vez estoy más convencido de que, con el tiempo, su comienzo acabará solapándose con el final del verano hasta que lleguemos a una era futura en que todo el año sea navidad.

Esta vez, el comienzo de las festividades blancas -aunque en Madrid la 'festividad blanca' reina por las calles cada fin de semana, jajajajajajaja- no lo he percibido por El Corte Inglés ni por los anuncios de la tele ni porque en el supermercado Día ya hayan reservado una estantería tocha para turrones. Ni siquiera por esa iluminación cool que ya han puesto en Madrid, dice un taxista que me llevó ayer que porque el año que viene hay elecciones. En cada barrio o distrito o algo así, se ha encargado la iluminación navideña a un diseñador diferente. Las luces de la zona de Sol parecen la Estrella de la Muerte y las cercanas a la Puerta de Alcalá me recuerdan la portada del último disco de Astrud.

Pero no. La primera conciencia navideña me llegó hace ya dos o tres semanas, cuando recibí el recopilatorio "Cuentos de navidad" del sello Jabalina. La principal conclusión tras escucharlo es que, probablemente, sea el primer disco de la historia que refleja que nuestra generación -o, err, la siguiente y la siguiente- tienen una perspectiva melancólica, oscura o directamente deprimente sobre las fiestas navideñas y, por tanto, subvierten lo que se espera de ellos con villancicos más agrios que dulces. Astrud, como siempre, clavan ese pecado original con el significativo título "Son los padres", y Mirafiori entregan la mejor de las 19 canciones incluidas con una letra que debería por siempre hacer callar la boca a quienes califican su música de tontipop. Aunque, como siempre, hay excepciones ¿que confirman la regla?, como La Casa Azul versionando el "Feliz navidad" de José Feliciano. Pues eso, que feliciano y feliz engaño, como digo cada 1 de enero.

En realidad, de lo que quería hablar es de que, una vez llega el final del disco, me encuentro con el tema de J'aime (Souvenir) que se titula "Christmas Without Grant". Ese Grant es McLennan. Y de repente me di cuenta de que estaba escuchando uno de los villancicos más hermosos, tristes y desarmantes con los que me he encontrado nunca.

Canción del día:"Lust In The Movies" (The Long Blondes)

Frase del día: "Eres más indie que Stephen Pastel" (Lenore)

Famosos avistados: Javier Andreu, cantante de La Frontera (Gran Vía)

5 Comments:

Anonymous Ángel said...

Mirafiori?!. Los teloneros de Camera Obscura? Joer, pues no sé si les viste en Sol, pero les faltan tablas ¿no?. El vocalista, que me imagino que será el alma del grupo tiene una voz un poco- mucho limitada. Al menos eso nos pareció a nosotros.Pero cuidado, no dudo de su capacidad artística.
¿ qué le pasó a Mclennan ? No me digas que fué una sobredosis.
Por cierto, odio la Sala Sol, como sala de conciertos.

7:15 p. m.  
Anonymous Ángel said...

Buf! Acabo de ver "The Queen". Y aunque no sea el asunto de este "Nadal, Nadal" me ha impresionado tanto la peli, que necesitaba soltarlo. La mejor película de lo que va de año ( que haya visto yo). He releido la critica que hacías en su momento y estoy muy de acuerdo. ¿ Cómo se puede hacer una peli tan buena de un tema que hoy en día no creo que atraiga a mucha gente?!.Me parece superinteresante la temática de los distintos puntos de vista de una misma situación. ¿ A quién no la ha ocurrido alguna vez?. Quizás por ponerle un pero, puede que sobrase alguna de "la aclaraciones- justificaciones" del discurso final Blair-Queen. ( Glup! , quise decir Queen-Blair).
Peliculón!.

12:25 a. m.  
Blogger David said...

Cierto, a Mirafiori le faltan tablas en el escenario y no tienen buena voz (como el 95% de los grupos indies españoles). El directo no es la forma de acercarse a su música: no se escucha lo que canta y te pierdes las buenas letras que tiene (algunas, no todas).
No se ha dicho oficialmente qué le sucedió a McLennan, pero a mí no me tenía pinta de drogarse.
El Sol a mí me gusta, pero tiene el mismo problema que todas las salas de Madrid: que como esté un poco llena no se ve un carajo.
Saludos.

4:32 p. m.  
Blogger estibaliz... said...

la navidad sólo les sucede a los que no tienen nada que ver
para o resto, sempre é entroido. Cogno

6:53 p. m.  
Anonymous Guille said...

El precioso villancico de J'aime lo podéis escuchar en su myspace:
http://myspace.com/jaimecristobal

2:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home