sábado, noviembre 04, 2006

"Los fantasmas de Goya", de Milos Forman. ¿Pero los tiempos han cambiado?

Me da la impresión de que gran parte de los espectadores que acudan a ver esta película se van a sentir bastante defraudados. No me refiero al espectador enterado, sino a los que piensen que se trata de algo más glamuroso o de una cinta biográfica al uso sobre el pintor. La película empieza a saco, con unos inquisidores pasándose unas litografías de la época negra de Goya y dilucidando si hay que condenarlo por hereje y porque da una mala imagen del país. Entra en acción Javier Bardem y da su primer gran 'speech'.

Bardem, encarnando a un perfecto hijo de puta, es el gran protagonista de la peli, que se centra fundamentalmente en su relación con Natalie Portman (la hija de un comerciante, que ha servido de modelo ocasional para Goya). Éste, en realidad, no es más que un intermediario que va haciendo lo que puede según las circunstancias para conseguir un final feliz en el inmenso culebrón que es todo el argumento. Es el típico artista superviviente que, gracias a su posición privilegiada, puede mover hilos en uno u otro sentido pero que también tiene que mantener esa posición. Es una puta al servicio de quien le paga -o sea, como los periodistas de ocio, por ejemplo- y, al mismo tiempo, testigo involuntario de una época muy chunga y convulsa. Mi frase favorita de la peli la dice Bardem: "España se ha convertido en una gran casa de putas".

Milos Forman cumple en su labor de adecuación histórica (exquisita, como siempre) en sintonía con Jean-Claude Carrière. El guionista de gran parte de la filmografía de Buñuel no tiene miramientos en centrarse en esa misma España negra que tan bien retrató Goya, y lo hace sin contemplaciones. Suerte que no viva Franco, porque tendrían prohibida la entrada en el país y habría que ir a Perpiñán a verla. Lástima que ese argumento a veces tan de folletín sea por momentos tan retorcido como el cuello de un judío en el garrote vil.

Lo que me ha resultado más interesante es una reflexión histórica con mucha miga. España vive en la penumbra y en la ceguera religiosa, la Inquisición se ha recrudecido y ajusticia antes de preguntar. Cualquier idea cercana a la Ilustración o el pensamiento científico te hará arder en las calderas del infierno. Se consuma la Revolución Francesa y Napoleón llega a la Península convencido de que el pueblo le va a recibir con los brazos abiertos y no va a oponer resistencia a esta gente que viene a liberarlos del sometimiento monárquico y esas prácticas bárbaras e irracionales y a instaurar la democracia y la razón. Craso error: al tiempo que los franceses llegan como túzaros (claro, es una guerra) y violan, masacran, saquean, etc., el pueblo (hay que ver cómo es el pueblo) confunde esa liberación con una invasión, resiste y protege a su monarquía e incluso a su inquisición. Todo eso me despertó algunos paralelismos con otras cosas.

Por cierto. Se comentará mucho la estelar aparición de Cayetano Martínez de Orujo haciendo del duque de Wellington.

Canción del día: "The Crane Wife 3" (Decemberists)

Frase del día: "Si no vienes, igual es que eres alguien" (anuncio del Nasti en Rockdelux)

Famosos avistados: 3/4 de Dover (delante de cines Ideal)

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gracias por tu reseña de la película. ¿Podrías hablar un poco de las actuaciones?

6:50 p. m.  
Blogger David said...

Sobre las actuaciones hay un aspecto muy importante. Yo la he visto en v.o. y creo que doblada la cosa cambia. Originalmente está interpretada en inglés, pero en la versión española los actores locales se doblan a sí mismos y, por lo que vi en el trailer, queda un poco postizo.
Aparte de esto, Bardem se sale (como siempre) y se come la peli. Natalie Portman lo hace muy bien (no desvelaré cosas de su papel, pero hay sorpresas) y Stellan Skarsgaard mantiene el tipo aunque, físicamente, no pegue mucho como Goya. También está estupendo como secundario José Luis Gómez, uno de los grandes. Está claro que Forman sabía dónde se metía.
La fotografía, por cierto, del siempre estupendo Javier Aguirresarobe.

7:01 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por tu rápida respuesta. He leído algunas reseñas no muy positivas, que señalan que el problema de esta película es que Goya no es el personaje principal. El escritor Jean Claude Carriere ha dicho en algunas ocasiones que el personaje de Goya es un testigo de las trágicas historias de Inés y Lorenzo; creo que ellos son los fantasmas que nos dice el título de la película. Espero que llegue pronto a México.

9:03 p. m.  
Anonymous Ángel said...

David tienes una errata:
Es "Irujo " no " Orujo " :-). No seas malo!. Bueno, si es oruxo galego va bien.

9:12 p. m.  
Blogger David said...

Hmmm... ya intuía que a alguna gente le decepcionaría que Goya no sea el protagonista, pero a mí me parece mucho más interesante la función que tiene en la película, que es, en efecto, la de testigo de unos acontecimientos que le sobrepasan. Inés y Lorenzo son sus fantasmas, pero yo interpreto que lo son también todas las circunstancias del negro mundo que le rodea.
Saludos a México.

9:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home