miércoles, junio 07, 2006

"That Striped Sunlight Sound", de The Go-Betweens. En busca de un verano eterno.

Creo que era el periodista Chuck Klosterman el que hablaba en su libro sobre los cambios de percepción que la muerte de un artista hace ejercer sobre su creación. El del arte y la erótica de la muerte no es un tema nuevo ni original: todos podemos imaginarnos perfectamente que, de seguir vivos y en activo, los trabajos de Ian Curtis, Kurt Cobain, Jim Morrison o Nick Drake no generarían el mismo respeto solemne, con aura casi mítica, que se les tiene en la actualidad. Valga esta introducción chorra para hablar sobre el inevitable cambio de percepción con el que se toma ahora el que es el primer y último DVD de Go-Betweens, que en principio era una cosa y, tras la súbita muerte de Grant McLennan, se ha convertido en otra.

Primera parte: El concierto íntegro que dieron en el teatro Tívoli en su localidad natal de Brisbane, en agosto del pasado año. Fue un show anterior, aunque bastante parecido, a los que ofrecieron en el Wintercase unos meses después y que, desgraciadamente, fueron los últimos del grupo si descontamos un concierto final en Sydney en diciembre de aquel año. Forster y McLennan, acompañados de la bajista Adele Pickvance y el batería Glenn Thompson, se presentaron en formato semiacústico y, pese a estar en un lugar emblemático de su ciudad, tampoco se les ve una entrega mucho mayor que la que pudimos comprobar en sus conciertos en España. Eso sí, Forster lanza varios comentarios sobre el hecho de que, por primera vez, van a grabar un DVD y una broma sobre el tema "Too Much Of One Thing", insinuando que en el disco iba a aparecer retitulado como "The Ballad Of The Go-Betweens". Pena que no fuera así (¿no es un gran título?). Gran concierto también, cuyos puntos culminantes llegan en la parte final con la emocionante "Was There Anything I Could Do?" (la recuerdo también como una de las mejores del show de Aqualung), la saltarina "Surfing Magazines" y, pese a las pocas concesiones a la nostalgia, un arrebatador final con Forster recordando aquel primerizo "Karen". Igualmente protagonistas de este concierto -en un teatro pequeñísimo donde la banda podía mirar directamente a los ojos de cada espectador- a dos japonesas vibrando en primera fila, una de ellas con una camiseta de los Smiths.

Segunda parte: "The Acoustic Stories". Grabado un día después en el salón de una casa, probablemente de uno de ellos. Es lo que da verdadero sentido y valor al DVD. Sentados en dos sillas guitarra acústica en mano, Forster y McLennan van contado de forma amena algunos aspectos sobre la trayectoria del grupo y, entre historia e historia, van interpretando temas por orden cronológico. Caen joyas como "Lee Remick", "Cattle And Cane", "Bachelor Kisses", "Head Full Of Steam", "Bye Bye Pride", "Dive For Your Memory" o "Finding You" al tiempo que el dúo recuerda sus comienzos en la música y su búsqueda de ese pop desnudo pero que estuviese cargado de la luz del sol, la nostalgia del hogar durante su estancia en Londres (donde, eso no lo cuentan, pero McLennan compartió piso con Nick Cave y le terminó echando porque "se comportaba como un cerdo"), los problemas con las discográficas pese a la expectativa de alguna de ellas por que fuesen los sucesores de los Smiths, su regreso a Australia o la coherente justificación de su intermedio de diez años: necesitaban hacer otras cosas, tocar con otra gente (pocos saben que, además de sus discos en solitario, McLennan tuvo un proyecto llamado Jack Frost junto a Steve Kilbey, el cantante de los también maravillosos The Church), antes de volver a retomar Go-Betweens con ilusión e inspiración, como demostraron sus tres últimos álbumes. El momento más emotivo llega, sin ninguna duda, al final de este reportaje, cuando, bajo el epígrafe "el futuro", McLennan habla sobre la viabilidad de próximos proyectos ("quién sabe si la banda sonora para una película francesa titulada 'De compras en Marruecos' o quién sabe si canciones para 'The O.C', cualquier cosa es posible", decía medio serio medio en broma). En el plano final, remata diciendo que el futuro se presenta brillante y lo afronta con plena ilusión. Puta mierda de mundo, puta mierda de mundo, puta mierda de mundo.

Tercera parte: Hay un turno de preguntas y respuestas a diversos fans del grupo sacadas del concierto de Brisbane. En realidad son tres cuestiones: "¿cuándo te enamoraste de los Go-Betweens?", "¿cuál es tu Go-Between favorito?" y "¿existe Dios?". La más interesante y emotiva es la primera, donde la gente cuenta su experiencia personal e incluso sale algún matrimonio que conectó gracias a su común pasión por el grupo. "Nos cantamos (no recuerdo si era) 'Cattle And Cane' y nunca nos hemos separado desde entonces", dice uno de ellos tan riquiños.

Aviso: la copia que tengo yo está sin subtítulos (supongo que las que han salido a la venta también) pero, a cambio, se incluye un CD de audio con el concierto de Brisbane.

Canción del día: "Streets Of Your Town" (The Go-Betweens)

Frase del día: "Ver a Shellac te da ganas de formar una banda o de dejar la banda que tienes" (Pepo Márquez, The Secret Society)

2 Comments:

Anonymous angel said...

David! me tienes que pasar algo de jack frost. Recuerdo hace muchos años me volví loco intentando encontrar algo ( internet no estaba en auge)y no lo conseguí. Lo cierto es que siempre preguntaba por un disco de kilbey & maclennan pues siempre pense que se llamaban asi.Eran sin duda dos de mis compositores preferidos. Me alegro que alguien se acuerde del GRAN Maclennan. Kilbey ha pasado hace poco por aqui, pero me lo perdí sin disculpa alguna.Un saludo.

11:13 p. m.  
Blogger David said...

Eeeer... yo tampoco lo tengo :-S

10:30 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home