martes, mayo 30, 2006

"Tomás está enamorado", de Pierre-Paul Renders. Pantallazos de realidad.

Llega dentro del ciclo "En cine x 14 días" que ha organizado la distribuidora Notro Films junto al Pequeño Cine Estudio (Madrid) y la sala Casablanca Grácia (Barcelona). Se trata de estrenar en la pantalla títulos minoritarios que no llegaron en su momento, dejar que duren dos semanas y, a continuación, sacarlos directamente a la venta en DVD. La iniciativa comenzó con "La chinoise" de Godard y continúa con esta peli, que se estrena el viernes.

"Tomás está enamorado" es una producción belga fechada en el 2000 y, entre otras cosas, obtuvo aquel año el Melíes de Oro a la mejor película europea de Cine Fantástico. La razón por la que nunca llegó a los cines españoles la veo clara: toda la película se desarrolla desde el punto de vista de un tipo (Thomas Thomas) que nunca sale de su casa y se comunica con todo el mundo mediante la pantalla de su ordenador. La peli es, pues, un pantallazo todo el rato en el que van pasando cosas.

Pese a que, a primera vista pueda parecer un coñazo, lo cierto es que la habilidad del guión consigue enganchar al espectador a la historia. Thomas padece de agorafobia desde hace ocho años. No puede salir de casa ni que nadie entre en ella o tenga contacto físico con él porque se pondría malísimo. La gente que le trae comida o le viene a arreglar algo sólo tiene contacto con él por la cámara-telefonillo del pasillo, mientras que él se comunica con su madre, su psicólogo o con la gente que tiene que evaluar su discapacidad por videoconferencia.

La película es, pues, la voz de Thomas (a quien nunca se ve) en diálogos con personas que están constantemente hablando desde la pantalla, algo que, con no muchas diferencias, puede recordar a lo que en su momento fueron las novelas de género epistolar. El film, claro, se contagia también del ritmo de los tiempos y hace que todo suceda de forma vertiginosa y algo confusa.

Evidentemente, Michael Haneke lo habría hecho infinitamente mejor, pero en realidad estamos ante otra cosa. Es, sobre todo, una peli humorística,muy cínica, cuyo análisis que se desprende de un futuro próximo (casi presente en este 2006) es obvio. Vamos, hasta el punto de que te da la sensación que esta historia ya te la han contado, no te revela nada nuevo. Con el personaje de Thomas se está representando a una sociedad agorafóbica de por sí y automatizada hasta el paroxismo y, si añadimos la pizca de control social que aparece en algunos momentos, no aporta nada que ya no hubiesen hecho en su momento los grandes distopistas.

En todo caso y cinematográficamente, puede tener el mérito de su riesgo formal, de introducir la animación 3D para representar ciertas relaciones de cibersexo (algo que, supongo, no se había hecho antes en el medio) y el de crear una iconografía kitsch muy personal en el diseño de personajes y decorados. Su principal demérito: que pese a la ironía cáustica con que se va desarrollando la historia, su esencia es decepcionantemente moralista.

Canción del día: "Just A Boy" (Mojave 3)

Frase del día: "He pasado infinitamente más tiempo en los garitos que en las bibliotecas. Cualquier intento de revolución artística o política que ha habido en el siglo XX se ha fraguado en una taberna" (José Ignacio Lapido)

2 Comments:

Blogger David said...

Por cierto, no quería cerrar este post sin hacer un homenaje al cineasta japonés Shohei Imamura, autor de "La anguila" y otras muchas obras maestras. Ha fallecido hoy. Descanse en paz.

5:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»

9:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home