lunes, febrero 09, 2009

El beso sinestésico

Anoche durante un rato estuve viendo el programa de "Redes" dedicado a la gente con sinestesia. Salió la entrevista a una artista con este don (por definirlo de algún modo) y, de entre todo lo que dijo, me quedo con lo que sentía/ veía con un beso: un símbolo rojo de infinito.

1 Comments:

OpenID estibalizes said...

Curioso. Antes se definía como patología. El compositor Oliver Messiaen lo era [sinestésico] y decía que le tomaban por loco: "Un dos grandes dramas da miña vida consiste en dicirlle á xente que vexo cores cando escoito música, i eles non ven nada, nada en absoluto. Iso é terrible. I eles non me cren"

EN el mundo posmoderno audiovisual e híbrido, mezclar los sentidos es ya un privilegio, y no una alteración. Al final la sinestesia va a ser la versión sensorial de la multidisciplinariedad científica. O tal vez toda patología, sólo desde ciertos puntos de vista, es un don.

En cualquier caso, un buen beso suele tender a infinito. También solemos salir enrojecidos de él.

2:53 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home