miércoles, noviembre 19, 2008

La mujer en la ventana

Desde que tengo uso de razón, recuerdo a la misma mujer, día tras día, contemplando el mundo desde la misma ventana. Ignoro qué tipo de trauma mental la llevó a esa situación, con qué amarga resignación la verán los suyos al tener que aceptar que esa señora vive eternamente tras un cristal, a veces abierto, a menudo en bata, y que sus únicas vivencias son prácticamente las que observa en el espacio visual de una esquina entre dos calles.

El otro día, cruzaba la calle y también me crucé una mirada con ella. Me asusté. Me miró como si me conociera de toda la vida y, de hecho, así es. Me ha visto de niño corriendo hasta el colegio, me ha visto en inviernos y en veranos, agobiado o alegre, caminando con amigos o familia, o en soledad; cruzando la calle para pillar el autobús de la Facultad o con los papeles del paro y, últimamente, tirando de una maleta.

Sin quererlo, soy uno de los personajes de la novela coral de su vida, la que ha tejido a lo largo de más de treinta años de prisión voyeurista. Y ser el personaje de otro (como ella lo es mío en este preciso momento) créanme que inquieta.

Canción del día: "New York Story" (Psychic TV)

Frases del día: "Pero, ¿cómo van a ser vírgenes?"/ "Lo que más respetamos es su anillo de pureza" (Fans españolas de The Jonas Brothers)

2 Comments:

Blogger Alkar said...

En Rota, en la provincia de Cádiz, tradicionalmente los ventanales están diseñados para cotillear. A la altura que queda la cabeza estando sentado, la fachada a cada lado del ventanal tiene una especie de depresión, que te permite ver un mayor ángulo de la calle sin sacar la cabeza por la ventana.

Allí pasé 18 inolvidables veranos, y con este post (que me han recomendado Esteban Viso y P. RobertoJ), me he sentido por un momento de nuevo allí.

4:45 p. m.  
Blogger G said...

Compañeiro! Agora xa vou poder postear! Apertas.

11:04 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home