lunes, febrero 18, 2008

"Blow Up", de Michelangelo Antonioni. The Yardbirds y el tenis imaginario.

Como buen aficionado a ambas cosas, me suele fascinar cuando, en medio de una película, el cineasta mete una escena en la que, sin ningún motivo realmente justificado, hace que algún personaje entre en un concierto. En medio del film, de repente, estás viendo el fragmento de un concierto filmado. A Wim Wenders le suele encantar: ha hecho que el fotógrafo de "Alicia en las ciudades" se fuese a ver a Chuck Berry y que uno de los ángeles humanizados de "Tan lejos, tan cerca" se colase en uno de Lou Reed, aunque mi favorita de todas estas escenas es, sin duda, la de "Cielo sobre Berlín" con Nick Cave & The Bad Seeds tocando "The Carny" y "From Her To Eternity", previo paso por otra actuación de Crime & The City Solution.

Todo esto lo llevó hasta el paroxismo Michael Winterbottom en la arriesgada "9 Songs", convirtiéndolo en el mismo núcleo sobre el que gira la peli. Pero, quizá, donde primero lo vi fue en "Blow Up". En una de sus escenas, el fotógrafo (ejem, ¿de dónde sacó Wenders sus ideas?) interpretado por David Hemmings, entra en un garito donde están tocando los Yardbirds. El público parece una fiesta de los maniquíes: completamente estático, como en trance, mientras la banda toca a toda caña. En un momento determinado, uno de los amplis empieza a fallar, Jeff Beck se mosquea y empieza a darle hostiones a la guitarra hasta que se la carga. Cuando tira sus restos al público, todo el mundo pierde la calma y se vuelve literalmente loco, se crea una melé por hacerse con el souvenir, y es Hemmings quien se lo lleva. Acto seguido, sale corriendo desaforadamente de la sala con él mientras es perseguido por la multitud.

"Blow Up" es una peli que siempre me ha fascinado y nunca he comprendido por qué. ¿Qué nos quiere contar Antonioni en esta escena, absurda y lejana a cualquier intento de imaginar la realidad? ¿Qué nos quiere contar, en general, a lo largo de la película? ¿Atrapa el espíritu de aquel Swinging London o lo está utilizando simplemente como marco para contarnos otras cosas?

El italiano parte de "Las babas del diablo", un relato fantástico de Cortázar, pero lo lleva a su terreno: no se puede considerar a este "Deseo de una mañana de verano" (como se bautizó pomposamente en España al film) una peli de misterio, sino una nueva vuelta de tuerca, más extrañada (básicamente, por desarrollarse fuera de sus ambientes habituales) a las obsesiones existenciales de Antonioni. Por supuesto, reflexiones sesudas las ha habido de todo tipo, predominando la idea de que se nos está hablando del conflicto entre la realidad y la ilusión. También sobre el dilema ético de quien capta la realidad. En la indecisión del fotógrafo que ha fotografiado un asesinato ya se está estableciendo una cuestión metalingüística que luego será recordada hasta la saciedad.

Se ha hablado mucho de la escena en que una especie de mimos se ponen a simular un partido de tenis sin raquetas ni pelota. Cuando lanzan la pelota imaginaria fuera de la cancha, Thomas-Hemmings, que está observando desde fuera, se encuentra con un nuevo dilema: seguirles el juego y recoger la pelota, con lo cual tendría que dejar la cámara en el suelo, o pasar de ellos y seguir con la cámara. Hemmings opta por coger la pelota: no sólo está optando por abrazar la fantasía (o la metáfora, como diria el amigo Alberto), también está optando por la empatía: compartir los códigos irracionales del otro, aceptar las reglas del juego, para ver si así se siente menos solo.

Y, tras todo esto, realmente tengo que decir que este tipo de disquisiciones de cine-club me parecen bastante aburridas. Si por algo, repito, me fascina "Blow Up" es por esa sensación de extrañeza que me gusta renunciar a intentar comprender o interpretar. En los cine clubs de los 60 primaba la interpretación, el concepto, el pelar una cebolla y que en cada capa se encontrase una meta-tesis sobre el arte, la humanidad y la madre que los parió a todos. Quedaba mal, frívolo, cazurro, el simplemente dejarse llevar, abrazar la peli como una experiencia estética y sensorial, visceral incluso, sin buscar más explicaciones a nada. No hay nada más cruel que alguien intente desmontarte una película diciendo: "Explícamela. Es que no sé de qué va". Hace falta una mentalidad que rompa con este tipo de ideas: ¿Tiene que ir forzosamente de algo? ¿Pierde validez una obra de arte porque no la puedas explicar, o racionalizar? ¿Y no será todo lo contrario?

The Yardbirds en "Blow Up":
http://www.youtube.com/watch?v=jSJGEn4FDys

Canción del día: "Je t'aime moi non plus" (Serge Gainsbourg)

Frase del día: "Cada persona que ve "Borat" es una menos a la que puedo pillar como Borat" (Sacha Baron Cohen)




9 Comments:

Blogger alberto said...

hombre, david, saavedra, pero si le restas al valor metáforico al cine, a
algo que es representación pura, ¿qué nos queda? Para una experiencia sensorial única se me ocurren otras cosas infinitamente mejores, pues no sé, subir una montaña, irse al medio del océano, las drogas.... un concierto de U2 (lemoooooooooooon)

11:32 p. m.  
Blogger David said...

Ver un concierto de U2 desde lo alto de una montaña, drogado, y donde pongan de fondo una película de Cousteau (Jacques). Seguro que aún llegaría alguien que diría: "No entiendo nada, ¿esto de qué va? Menuda mierda, ¿no?"

11:40 p. m.  
Blogger alberto said...

bueno, siempre puedes decirle TU no existes y esto no esto no es una montaña, esto no es una peli de Cousteau (Jacques) y ese no es Bono, es un holograma y además tocan en playback

11:51 p. m.  
Blogger David said...

Creo que la peli U2-3D tiene algo que ver con eso.

11:54 p. m.  
Anonymous calros said...

El día que Alberto se volvió a Coruña se perdió una gran pareja cómica.

1:13 a. m.  
Blogger David said...

Ahora actúan en el Patachim cada cierto tiempo. No tanto como Faemino y Cansado en el Galileo pero casi.

12:36 p. m.  
Anonymous krach said...

mi favorita de todas estas escenas es, sin duda, la de "Cielo sobre Berlín" con Nick Cave & The Bad Seeds tocando "The Carny" y "From Her To Eternity"

¿por qué me robas las ideas? Ladrón de mentes!!! ;)

4:48 p. m.  
Blogger David said...

Krach, sobre lo primero que cuentas no tenía ninguna duda. Sobre lo segundo, mi duda es si viste la peli antes que yo ;-)

5:32 p. m.  
Anonymous krach said...

Mmmm, recuerdo haberla visto un cálido y empalagoso y asfixiante y horroroso verano de estos que padecemos fuera de berlín, el año, ni idea…

5:48 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home