sábado, febrero 09, 2008

Los Padres de Dios

De entre todas las modalidades de grupos que se reúnen, una que me llama la atención es el modelo "no pudimos despedirnos en condiciones, así que nos juntamos de nuevo años después y hacemos una gira como dios manda, no grabamos nada nuevo y nos despedimos ya definitivamente".

Esto es lo que están haciendo The Godfathers, un grupo al que tengo vivamente asociado a algunos momentos de mi adolescencia. Antes de descubrir a la mayoría de los mitos del punk, me familiaricé con el nihilismo y la intensidad eléctrica gracias a canciones como la tremenda "Birth, School, Work, Death" que ...¡increíble!: sonaba en radiofórmulas y la tocaban en programas de televisión en España en 1988. Ver a la banda tocando ese tema impecablemente trajeados, con un cantante que tenía un aire al protagonista de "Sangre fácil", era amenazante, cool, violento, glamuroso. Todo un shock, una imagen potentísima. Y qué decir de la portada del álbum "More Songs About Love & Hate", con los rostros de Richard Burton y Elizabeth Taylor.

Fue un grupo que, por circunstancias que aún no acierto a comprender, arrasó por aquí, y ahora devuelven al favor (su gira de reunión ha empezado con cuatro bolos aquí, sigue con uno en Londres y finaliza con dos en Grecia). Cuando la industria del directo era casi de risa en España, ellos realizaban largas giras por el Estado. Tocaron hasta en Coruña, al menos un par de veces, que yo recuerde. También la memoria me rescata de vez en cuando el impacto de un comentario oído en Radio 3 o algo, sobre un altercado en un concierto en Murcia o Cádiz o algún sitio similar, donde la policía había tenido que suspender el concierto al interpretar como incitación a la violencia los gestos de uno de sus miembros golpeando con fuerza el micro con una mano. "¡Moooooola!", pensé yo cual Bart Simpson (y entiendan ahora mi entusiasmo ante cosas como lo de The Horrors del año pasado).

Tras verlos ayer en su gira de reunión en Madrid, lo primero que pensé es: "si ahora tocan así después de tantos años, cómo serían en sus buenos tiempos". Se les notaba más viejunos, más cerca de la caricatura que de tener la sensación de que podían saltar desde el escenario y matarte a hostias sin arrugar ni un centímetro de sus trajes. El cantante tiene la voz ya un poco cascada, pero la banda seguía sonando potente e infecciosa. Como suelo decir en estos casos, bastante más que todos estos advenedizos imberbes (especialmente británicos) que se creen los reyes del patio sin alcanzar ni una cuarta parte de esa intensidad. Igual influye en este comentario que, por una vez, estaba en un concierto en el que la edad media era la mía. No sé si eso es bueno o malo.

Empezaron a saco. "Cos I Said So" fue la segunda canción y "She Gives Me Love" la tercera. Entre medias, nos hicieron recordar que, además de las macarradas, hicieron estupendas canciones pop como "If I Only Had Time" o "Love Is Dead", siempre con un gran riff y un estribillo a punto ("shee saaaaid, love's deeeead") y, claro, dejaron para el final su canción sobre las cuatro etapas de la vida, "Birth, School, Work, Death" que fue todo un despiporre entre el público. Pueden imaginarse perfectamente la escena, con decenas de puños levantándose al aire y coreando voz en grito "Birth!", "School!", etc. Una vez se piraron y volvieron para el bis, Lenore me inquirió sonriente, "¿y qué van a tocar ahora?". "Como no hagan versiones...", respondí en plan perdonavidas. Acto seguido, me quitaron ellos la vida a mí escupiendo una tremendísima versión de "Anarchy In The UK" ante el delirio popular, para despedirse con una un poco menos afortunada de "Blitzkrieg Bop" de los Ramones. La conexión entre "Anarchy" y "Birth" siempre me pareció evidente, por cierto: una recreación de la ira existencial y el nihilismo por parte de la generación post-Pistols, desesperación de clase obrera encendida en electricidad.

En la sala, alguien nos dio unos flyers de una fiesta dedicada al grupo. El nombre estaba mal escrito: ponía The God Fathers, y me pareció uno de esos errores afortunados que te conducen a una revelación. En vez de Los Padrinos, deberían haberse llamado Los Padres de Dios. No se me ocurre nombre más macarra para un grupo como ellos.

Próxima parada (tras la de Bilbao de esta noche), el 14 de febrero en su ya tradicional St. Valentine's Day Massacre Concert, en Londres. All you need is hate!!!

Canción del día: "Fuck Friend" (Bitchee Bitchee Ya Ya Ya)

Frase del día: "El infierno existe y no está vacío" (Benedicto XVI)




3 Comments:

Anonymous gitana said...

jajaja vaya con benedicto...
veo que los teenagers ya han llegado por este blog :P

9:42 p. m.  
Blogger David said...

¡The Teenagers molan!

1:44 p. m.  
Blogger ... said...

Jolines, qué recuerdos... En Lacoru también tocaron "Blizkrieg Bop". Me emocioné tanto que salí del concierto con una púa, una baqueta y una toalla sudada.

7:04 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home