lunes, febrero 19, 2007

Tres películas por las que vale la pena matar para verlas

Tristram Shandy. A Cock & Bull Story, de Michael Winterbottom. "La vida y opiniones de Tristram Shandy, caballero", de Laurence Stern, además de hito de lo novela británica, hito de la posmodernidad y obra adorada por los ideólogos del punk, se considera como una novela imposible de adaptar al cine. El también posmoderno Winterbottom lo ha hecho de una forma tan ingeniosa como iconoclasta y arriesgada en un juego de espejos plagado de metareferencias: es la película sobre unos personajes que hacen una película adaptando la novela. Como, al parecer, sucede en ella, el personaje ve tan imposible contar su vida que se le acaba yendo la pinza hacia otro sitio, con alguna página en negro y todo. Los puntos de fuga de la película son aún más desternillantes. El mejor film de Winterbottom con permiso de "Wonderland" y "24 hour party people" llega con más de dos años a nuestras pantallas, pero lo hará en marzo. Steve Coogan, que hace de Tristram Shandy y de Steve Coogan vuelve a confirmarse como uno de los mejores actores del momento. Y premio a quien descubra el guiño flipero a "24 hour".

Old Joy, de Kelly Reichardt. Cómo deconstruir una road movie y llegar a la esencia con sólo un puñado de gestos, miradas y hechos y dejar infinitas ventanas abiertas para seguir pensando unos cuantos días. Daniel London y Will Oldham, grandísimos, son dos viejos amigos que se van de acampada a unas aguas termales en algún lugar en el monte, en medio de la Yanquilandia profunda. No suceden grandes cosas (desde lo que sería la perspectiva normal de Hollywood) pero sí se perciben importantes transformaciones en lo que es la vida de los personajes... o quizás no. Gran película de sensaciones y una de las mejores y sutilmente más emocionantes historias sobre la amistad y el paso del tiempo. La vi en La Casa Encendida y no sé si tiene previsto estrenarse en salas comerciales, pero seguro que está por el Emule.

Inland Empire, de David Lynch. Retoma la esencia de "Carretera perdida" y "Mulholland Drive", sobre todo, pero acentúa el riesgo para ejercer el mayor salto mortal de su trayectoria. Película de terror en estado puro con Hollywood de nuevo como el lugar donde suceden las pesadillas y narración que, una vez más, viola las reglas convencionales e impide que pueda ser analizada racionalmente. Saltos de espacio, de tiempo y traslaciones de personajes en una coproducción con Polonia que incluye actores de aquel país, diálogos en polaco, y en la que incluso cambia a su inseparable Angelo Badalamenti por ¡¡música de Krzystof Penderecki!! Hasta parece que intentara pillar parte de la atmósfera de "Repulsión" y "El quimérico inquilino" de Polanski. Laura Dern, coproductora, lleva todo el peso de la película como personaje múltiple rodeado de secundarios de lujo (hasta diría que se desaprovecha a Jeremy Irons). Me resulta fallida en algunos aspectos: las tres horas que dura se hacen demasiado largas, el argumento gira obsesivamente en torno a las mismas cosas (no te va conduciendo como a Alicia por un mundo alucinado como sucedía en "Mulholland", sino que más bien te encierra en una mazmorra de la que sólo quieres salir) y, sobre todo, sacrifica el preciosismo visual de sus obras anteriores, donde cada plano era toda una gozada sensorial, para apostar por un formato digital feista -un poco al estilo de la saga "The Kingdom" de Lars Von Trier-, que puede servir para acrecentar la sensación de agobio (esas cámaras al hombro pegándose a los personajes) pero también, como me comentaba un compañero en el pase, recuerda a las videoinstalaciones que hay en ARCO y por ahí. Pero es Lynch, el Genio, y sólo por los hombres-conejo con risas enlatadas ya merecería la pena verla. Se estrena este viernes.

Canción del día: "What's A Place Like That Doing In A Girl Like You" (Devastations)

Frase del día: "Mi top no se podía hacer más pequeño" (Jennifer Love Hewitt explicando por qué no participó en la tercera parte de "Sé lo que hicisteis el último verano")

4 Comments:

Anonymous Ángel said...

Debe de haber un error, no veo la de Clint Eastwood por ningun lado !!, ja ja.
David, no me digas que nuestro mito Lynch se evapora, por Diox!.
En fin , ya te contaré que tal la de Iwo Jima.

12:56 p. m.  
Blogger David said...

Vi "Banderas de nuestros padres" pero tampoco me parece imprescindible. Igual cuando vea "Iwo Jima" hago un comentario conjunto, aunque seguramente me dé pereza.
Y, hombre, Lynch hizo dos obras maestras después del bodrio aquel de "Fuego camina conmigo". Ésta es bastante mejor, así que no desesperemos.

3:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

dos peliculas que vale la pena verlas ; una , "hard candy " dirigida por David Slade y "La ciencia del sueño " dirigida por Michel Gondry.

www.youtube.com/watch?v=5RFJp2p3wbs

www.youtube.com/watch?v=9_XAigNg_yU

por si acaso , alguien no les suena ninguno de las dos , ya que en esta sociedad las buenas peliculas o las que te hacen reflexionar siempre estan en salas de cine pequeños y abandonados.

Hay tambien un videoclip que me gustó mucho ya hace tiempo , que lógicamente no tiene nada que ver con todo esto , es un pequeño musical animado de Pink Floyd , como no! quien no conocerà a Pink Floyd ?! uno de los grupos musicales que criticaba mucho en su època la educacion dura de amèrica, etc... no hace falta que os lo comente porque ha muchos os suena.
www.youtube.com/watch?v=FCMHmDnfD6I

espero poder compartir vuestras opiniones a todo lo que he comentado.

7:31 p. m.  
Anonymous paula said...

Los hombres-conejo de risas enlatadas pertenecen a una mini sitcom llamada Rabbits, fácilmente encontrable por P2P, del propio Lynch, of course. Old Joy, por otra parte, es una maravilla.

1:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home