miércoles, julio 13, 2005

Tour de France

Etapón ayer en el Tour, con la revelación Valverde imponiéndose en el último puerto a Armstrong y éste aplaudiéndole. Desde hace muchos muchos años, para mí el Tour es uno de los clásicos de las vacaciones: me retrotrae a sueños de viajes, tardes tirado en el sofá y en general rascadas de huevos descomunales, pero también es la metáfora perfecta: el sueño de esas gestas épicas como contrapunto, muchas veces, a estar pasando un verano más bien aburrido.
Ya no hay tours como los de mi adolescencia y juventud, cuando Perico Delgado, Hinault, Fignon y Lemond se atacaban constantemente y dejaban siempre en el aire lo que iba a suceder al final. Como dijo ayer mismamente Perico en la retransmisión, deberían sacar los pinganillos del ciclismo, en referencia a esos rollos que llevan en las orejas para recibir las instrucciones del jefe de equipo. La creciente profesionalización, la disciplina, la falta de riesgo y los progresos tecnológicos han acabado restando emoción y capacidad de sorpresa. A eso se debe sumar el que llevamos 14 años en los que la Grande Boucle ha sido claramente dominada por un solo hombre. Mal que nos pese, fue Induráin quien empezó a cargarse el tour: pillaba el maillot en la primera contrarreloj y ya no lo soltaba, ningún rival se le acercaba por asomo (solamente Rominger le creó algunas dificultades un año).Tras el impasse con los tours de Riis y Ulrich, Armstrong no sólo ha sido el sucesor natural de Induráin, sino que incluso lo ha superado con creces. Este año volverá a ganar de calle, sin que nadie le tosa. Reconozco que las últimas temporadas, precisamente por eso, dejé de verlo. El exceso de respeto hacia el yanqui hacía que nadie se atreviera a atacarle y, en el mejor de los casos, la gente luchase por pegarse a su rueda a ver si hacía podio. Ayer Valverde, Mancebo y Rasmussen ofrecieron una etapa de las que hacía tiempo no se veían, dando todos relevos para dejar atrás a Basso y Ulrich. Fue bonita, pero el tour ha terminado. Nadie va a poder con Armstrong.

Canción del día: "Vitamin" (Kraftwerk)


4 Comments:

Anonymous iritatirita said...

a mi el tour me recuerda a cuando era pequeña... no entendia pq mi padre se quedaba toa la tarde con el tour en la tele :-/

12:03 p. m.  
Anonymous aafgod said...

la verdad es que las etapas dan igual verlas. las hemos visto ya repetidas varias veces. QUE VUELVA CHIAPUCCI!!!

p.d.: canción del día "Tour de France" - Kraftwerk

2:28 p. m.  
Anonymous darkent said...

David, sorry... es que esto de los ciber es un coñazo y hace mil años q no te posteo. Anda que no me reí con tu recomendación de Kraftwerk a las pijas que leen el yodonna... como ves, estos días incluso leo los prospectos de medicamentos... lo de la foto de Rompiendo las olas no tenía nada q ver con el texto, era por poner algo... por cierto, podía poner también algún audio de tus adorados y extintos Delgados, de su disco Pelotón jajaja. Moitos saudiños!

6:01 p. m.  
Blogger David said...

Cierto, el tema "ciclismo y pop" es un gran clásico poco explotado. Había un grupo francés llamado Indurain que luego se puso Ollano (ja, ja), y qué decir de aquellos himnos de Azul y Negro.
A las pijas del Yo Dona a ver cuándo les recomiendo el disco de Esplendor Geométrico, total p'al caso que me hacen...

5:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home