jueves, septiembre 27, 2007

"Ratatouille", de Brad Bird. El peligro de convertirse en Anton Ego

Por fin, el otro día pude ver "Ratatouille" y, por cierto, me encantó. Pero, por encima de su trepidante humor 'slapstick', de su exquisita factura (ese París de ensueño y esos platos que se huelen y palpan casi con tanto realismo como los bodegones de los pintores flamencos) y de contener un mensaje tan interesante como el de que cualquiera puede hacerlo (yeah, el punk ha llegado a Disney y, de hecho, el protagonista es, literalmente, una rata de alcantarilla en el elitista mundo de los restaurantes de lujo franceses), lo que más me gustó es el personaje de Anton Ego.

Anton Ego, crítico gastronómico divo que, al principio de la peli, mata a un cocinero buen hombre de un disgusto debido a sus crueles críticas, es una de las dos brujas de la peli, el villano que tiene el Poder. Pero, para mí, simboliza también mi fantasma amenazador, el ejemplo de lo que nunca querría llegar a ser. Bueno, esto es relativo: un poco de poder (y vivir en un castillo) no me vendría nada mal. Y tampoco tener la voz de Peter O' Toole (no sé quién lo hace en la versión española).

La clave para humanizar a Anton Ego es buscar su corazón, y así saldrá lo bueno que hay en él. Es una buena forma de explicar las motivaciones que llevan a hacer una buena o mala crítica (independientemente de las económico-materiales que, en este caso, ya las tenía largamente resueltas y, por tanto, se ve que ya no les da importancia). Ego puede ser cruel pero, en última instancia, es justo: sabe valorar lo bueno aunque ello traicione sus convicciones y prejuicios.

¿Fantasma de lo que no debería ser? Hmmmm... Ahora que lo pienso, creo que Ego se ensaña con sus críticas porque, aunque sea rico y poderoso, está solo y es un amargado. Es la encarnación perfecta del personaje que encubre con su éxito profesional otras carencias de su vida y luego las proyecta sobre su trabajo.

De lo que, deduzco sobre la marcha, el mejor crítico (en el sentido de bondad moral y humana, no de pericia técnica) no es el que está bien pagado y tiene el prestigio suficiente para que cada letra que escriba tenga una influencia del copón en el entorno sobre el que escribe. El mejor crítico es el que puede disfrutar en grata compañía de los grandes placeres de la vida.

Ahora, cómo lectores: ¿queremos leer a críticos humanistas y de moralidad deseable o preferimos a un hijo de puta que despelleje con la mayor gracia y crueldad posible a la gente sobre la que escribe?

Y, en última instancia, la vieja pregunta: ¿hay que darle al público lo que el público ansía?

Canción del día: "Ain't Gonna Worry No More" (Peter Case)

Frase del día: "En realidad me lo han preparado" (Sánchez Dragó contestándole a Ana Botella off the record durante un programa de tv cuándo escribió su nuevo libro).

7 Comments:

Blogger krach said...

¿Y por qué iba a ser incompatible ser un buen crítico y disfrutar "en grata conpañía de los placeres de la vida"?

6:30 p. m.  
Blogger Hematocrítico said...

¿Y está mejor que Caótica Ana? :)

9:18 p. m.  
Blogger David said...

Krach: evidentemente, no es incompatible (¿se infiere eso de mi paja ment..., digo, de mi post?)

Hematocrítico: sí, está mejor que "Caótica Ana" y también que "300"

10:18 p. m.  
Blogger Hematocrítico said...

¡A mis brazos!
Fuera coñas, Pixar es una productora implacablemente excelente. Lo peor que ha hecho es muy bueno. Y tiene en su haber una saca de joyas como Buscando a Nemo, Monstruos SA o las de Toy Story que tiembla el misterio. El que los meta en el mismo saco que a Shrek, Madagascar, Ice Age o demás cutradas pues él se lo pierde.

8:05 a. m.  
Anonymous alberto said...

preferimos a un hijo de puta que despelleje con la mayor gracia y crueldad posible a la gente sobre la que escribe

gracias

3:19 p. m.  
Anonymous nouvelle cuisine said...

tiene que estar todo acabado a las 23.30, así que el concierto de quant empezará a las 21.45 megapuntual, y el nuestro a las 22.30.

4:23 p. m.  
Blogger David said...

Mierda, entonces me lo pierdo. El Hinson toca justo a esa hora.

Es lo malo del exceso de oferta en Madrid :-SSSS

5:04 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home