jueves, junio 15, 2006

"Las invasiones bárbaras", de Denys Arcand. Valle de lágrimas.

Me perdí (ignoré o dejé pasar) en su momento esta peli de 2003 que ayer recuperé al verla por la 2 y que me dejó bastante noqueado. Hacía bastante tiempo que no lloraba tanto viendo una peli, supongo que por lo bien que compagina el tratamiento humanista y sensible con, por momentos, una dureza inusual.

En realidad, creo que lo que más me tocó fue la idea de conocer la proximidad de la muerte, aferrarte a una vida que en su momento abrazaste a tope y pasar lo mejor que puedas tus últimos días con la gente más importante que te ha acompañado en tus mejores momentos. Ver cómo tus recuerdos, tus vivencias, las risas y las paranoias se van a desvanecer para siempre, apagarse en un punto negro.

El director rehuye la caída el vacío en ese sentimiento trágico e intenta equilibrarlo con contrahistorias sobre otros personajes que son todo lo contrario: jóvenes muertos en vida que, ante la inminencia del fin del protagonista, aprenden a valorar todo lo que pueden tener por delante y abrirse al vitalismo. Es, además, un film generacional, de reencuentro, al uso sesentayochista, un poco a la manera de las dos pelis de Jonás de Alain Tanner. Hay un coro de personajes (supervivientes de otra peli anterior del director) que reflexiona sobre lo que fueron, lo que son y lo que ya no volverán a ser. El retrato se hace más entrañable que irritante, y es otro de los puntos que hace de ésta una película conmovedora, pero también demoledora y llena de verdad (al menos, desde la perspectiva de la clase media occidental).

No temo escribir aquí, por razones que ahora no vienen al caso, que recientemente he pensado mucho sobre qué pasaría si yo conociera la inminencia de mi muerte, cómo cambiaría mi comportamiento hacia las cosas, mi trato con los demás y el de los demás hacia mí. Qué legado dejaría para la posteridad, de qué cosas me sentiría orgulloso, qué cosas me habrían quedado por hacer y qué frustraciones guardaría para siempre. Aunque parezca mentira, esa línea de pensamiento (curiosamente, muy cercana a la que se desprende de la peli) es muy reveladora.

Y también tiene relación con mi cada vez más cercana aproximación a las canciones de Flaming Lips: en cierto modo, el antídoto a la educación existencial que me otorgaron Joy Division y otros grandes grupos a los que es mejor no tomar en serio. Los Flaming sí, porque en sus diatribas precisamente en su asunción de que vivimos para morir y, por lo tanto, tenemos que vivir con más fuerza, se encierra la clave de un hedonismo necesario por el que todos deberíamos postular. Tenemos que buscar más armas para aprender a ser felices y no tener miedo a pensar sobre ello.

Canción del día: "Do You Realize?" (The Flaming Lips). Hoy se tercia reproducir la letra: "¿Te das cuenta de que tienes el rostro más bonito?/ ¿Te das cuenta de que flotamos en el espacio?/ ¿Te das cuenta de que la felicidad te hace llorar?/ ¿Te das cuenta de que toda la gente que conoces morirá algún día?/ Y en lugar de decir todos tus adioses/ hazles saber que te das cuenta de que la vida va rápida/ Es duro hacer que las cosas buenas duren/ Te das cuenta de que el sol no se pone/ Es sólo una ilusión causada por el mundo que gira".

Frase del día: "He visto muchos edificios en construcción, y para eso debe hacer falta mucha energía" (Ryuichi Sakamoto, tras preguntarle un periodista sobre su opinión acerca de la energía creativa de Barcelona)

5 Comments:

Anonymous sr.atlántico said...

Efectivamente me referia a los subtítulos, menudo lapsus...Es cierto que el doblaje es malo, creo que el ideal sería aprender idiomas y ver las pelis a pelo...ingles,frances, japones!,Ruso!....vale, me doy cuenta de la inviabilidad de mi ideal...el otro día vi aquí en el cgai tren de sombras de Guerín y casi no dicen una palabra en toda la peli,buena solución...
Nosé que te habrá pasado pero eso que dices de la muerte acojona un poco, no es que la muerte deba acojonar, es parte del ciclo vital, lo que asusta es si esta se presenta de forma prematura.Sobre la peli de Arcand no opino porque no la he visto pero mucho me temo que a mi no me iba a provocar tanta empatia....
Por último decirte que no me asustan las tiendas de campaña...:)

4:35 p. m.  
Anonymous Kurique said...

Puede parecer pueril por mi parte, o de poco nivel intelectual, pero si ha habido algo en mi vida que ha hecho que disfrute de lo que hoy creo que es una relación resignada pero relajada con la muerte, y hablo de muerte real, de la de seres próximos, pues se están yendo muchos y rápìdo después de una existencia cais intacta en ese sentido son las canciones y todo el mensaje de "estos" Flaming Lips.

En el Primavera no estuvieron, yo creo que sobre todo por problemas de tiempo, tan tremendos como en el Wintercase... pero la arrancada y el primera final con Do You Realize?, la introducción antes de comenzar a tocar... fueron momentos increíbles.

Es un poco fuerte, pero al día siguiente me dijeron que un familiar muy cercano, probablemente se muera de golpe de cancer...

Y pensé mucho en ese concierto.

Son únicos.

Son necesarios

8:38 p. m.  
Anonymous hangtheguille said...

Bravo David, me has emocionado.

1:36 p. m.  
Anonymous Juanito said...

Era de esto de lo que te hablaba ayer deivin, que tengo una memoria de pez...Sí señor, qué bonita pinícula

7:23 p. m.  
Anonymous lofatal said...

hola!
había oído en varias ocasiones y a distintas personas recomendarme esta peli, y todas utilizaban argumentos parecidos a los tuyos.Ahora la tengo grabada de la 2 para verla sin anuncios.
Estaba esperando el momento adecuado, pero tras leerte me temo que no lo voy a dejar pasar mucho, necesito unsa dosis de vitalismo.
Un saludo

11:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home