miércoles, octubre 08, 2008

El día que Werner Herzog se comió un zapato

Recientemente, descubrí esta historia en el siempre interesantísimo suplemento de culturas de La Vanguardia. Según narra estupendamente Félix Pérez-Hita, el cineasta alemán Werner Herzog y el estadounidense Errol Morris -menos conocido en España, pero con un concepto del cine muy similar al del autor de "Grizzly Man"- tuvieron un conflicto mediados los 70 cuando el primero hizo de productor ejecutivo para una cosa que Morris quería rodar en Minnesota. No le salió nada, pero a Herzog le brotó la idea de "Stroszek". "Se puden robar otras cosas, un actor, una idea, pero no se roba todo un paisaje y menos a un amigo", dijo Morris, airado.

La reconciliación llegó años después. Herzog planteó una apuesta a Morris: "Si acabas tu película 'Gates Of Heaven' me como un zapato". Morris acabó la peli y Herzog se jaló el calco en público y en un teatro, durante la premiere en California de la peli de Morris. Al director Les Bank, la hazaña le dio material para este corto.

Para quien no controle inglés, algunas de las palabras de Herzog mientras explica la chaplinesca 'performance':

-"No quería comerme este zapato en público, sino en un restaurante, pero me presionaron para hacerlo aquí y, hasta cierto punto, tiene sentido que así sea".

-"Hago esto en público porque quiero apoyar la película de Morris, que todavía no tiene distribuidor"

-"No deberían preocuparse por mí. Hemos hervido el zapato durante cinco horas, pero ahora está más duro que antes, así que he traído tijeras y cuchillos afilados. Podéis pasar por esta experiencia cada vez que os metéis en un Kentucky Fried Chicken. Yo he comido tanto en esos sitios que esto no me hará mucho daño".

-(Ante la pregunta de un espectador) "Todavía es un misterio cómo consiguió Morris la financiación para la película. Pidió dinero prestado, lo robó. No sé cómo lo hizo, pero esa es la manera de hacerlo. Si queréis rodar una película, robad una cámara, robad el material y hacedla".

Al parecer, Herzog renunció a comerse la suela del zapato aduciendo que tampoco se come el hueso del pollo. El gesto sería repetido posteriormente en un restaurante de Berkeley, en imágenes que también aparecen en el corto y en las que Herzog aprovecha para hacer una reflexión sobre los engaños de la cultura audiovisual.

El último documental de Morris se llama "Standard Operating Procedure", obtuvo el Premio del Jurado en el último Festival de Berlín, y gira en torno al origen de las fotografías tomadas en la prisión de Abu Ghraib y publicadas por The New York Times el 11 de marzo de 2006. Ayer mismo, un comunicado de Sony Pictures anunció que la película no será exhibida en España. ¿Quién se atreve a comer un zapato ahora?

Canción del día: "Strange Fruit For David" (The Wave Pictures)

Frase del día: "Para alterar una imagen no necesitas Photoshop, basta con cambiar el texto del pie de foto" (Errol Morris)

2 Comments:

Anonymous el alto said...

Para quien esté descansado y quiera ver el corto "Werner Herzog Eats His Shoe" entero:

Primera Parte

Segunda Parte

3:01 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

jajaj, you can have the same experience if you go to Kentucky Fried Chicken. buenisimo

11:59 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home