lunes, noviembre 05, 2007

"Persépolis", de Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud. Maravillosa.

Marjane Satrapi tenía una gran historia que contar pero, además, sabe cómo contarla. Confieso no haber leído la novela gráfica anterior y, quizás por ello, la película me ha dejado demolido el doble. Desde el trazo expresionista del que dota a sus dibujos, el uso de la música a cómo va contando su biografía -los flashbacks, las fugas oníricas, el desarmante equilibrio entre tragedia y humor-, todo lo que sucede ante nuestros ojos durante esa hora y media es un constante prodigio. Arte en estado mayúsculo capaz de noquearte y transmitirte lecciones de vida, plagada de personalidad, inteligencia y sensibilidad.

Como ella bien dice, es, ante todo, una historia universal, por muy claras que aparezcan reflejadas las tristes circunstancias políticas y sociales que la rodean (en todo caso, lo reflejado no está tan tan lejos de lo que ha sucedido con las dictaduras militares en occidente). Pero sí hay una idea muy clara, cercana a algo que leí recientemente dicho por el escritor Edward Said: que conocer el arte de otros países, acercarte a las otras culturas, imposibilita el que odies a sus gentes, o algo así.

Dice Marjane Satrapi: "Echo de menos Teherán pero, por otro lado, tengo la vida que quería. Vivo en París, una de las ciudades más bellas del mundo, con el hombre que amo, haciendo el trabajo que me gusta, me pagan por hacer lo que me gusta. Por respeto a los que se han quedado allí, que comparten mis ideas pero no pueden expresarlas, encontraría de mal gusto o inapropiado quejarme. Si me hubiera rendido a la desesperación, todo se habría perdido. Así que haste el último momento mantendré la cabeza alta, y seguiré riendo porque no me quitarán lo mejor de mí misma. Mientras estés vivo puedes gritar y protestar, pero la risa es el arma más subversiva de todas". Imposible añadir nada más.

Canción del día: "Pride" (U2)

Frase del día: "He escrito una canción basada en el cuadro de Goya, "Saturno devorando a sus hijos. La canción habla de violar a George Bush hasta causarle la muerte y luego comer su cuerpo. Para la CIA y el FBI: no se trata de ninguna amenaza, es sólo una canción (Jamie Stewart, de Xiu Xiu)




2 Comments:

Anonymous Bruno said...

Sí, entrañable, Persépolis. Qué ridículos, infantiloides y cansinos que son los fundamentalistas. Su mera existencia resulta agotadora. De su obsesión por el sexo, mejor ya ni decir nada.

4:18 p. m.  
Blogger estibaliz... said...

bueno, cuánto me ha sorprendido lo de la peli. Tengo muchas ganas de verla. Yo sí tengo el cómic. Muy riquiño

5:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home