miércoles, octubre 10, 2007

"Promesas del Este", de David Cronenberg. Ahora sí, una (gran) historia de violencia

Tremenda. "Promesas del Este" consigue con creces todo aquello que la, un tanto burda y simplista "Una historia de violencia" pretendía y sólo se quedaba a medias de conseguir. Y eso siempre dejando claro que, en realidad, ambas películas tampoco tienen tanto que ver como se intenta decir por ahí.

Creo que uno de los mayores secretos para que esto suceda es la síntesis entre la perspectiva seca y dura de Cronenberg y la sensibilidad más humanista -no exenta tampoco de dureza-del guionista Steven Knight, autor también del argumento de "Dirty Pretty Things (Negocios ocultos)", la penúltima, e infravaloradísima, película de Stephen Frears. Así, construyen una trama de intriga en dos direcciones con una sugestiva complejidad moral en el comportamiento de algunos de los personajes. Afirma el director que, tanto él como los actores, leyeron a Dostoievski para preparar la película.

No es nada nuevo en Cronenberg (fue, de hecho, uno de los logros de "Una historia de violencia") el hecho de subvertir las leyes básicas del formato "thriller" y, aún manteniendo cierto suspense, optar por un discurrir de los acontecimientos en los que todo te va atrapando muy poco a poco y te va implicando a un ritmo agobiante e inteligentemente cortado por varios golpes de efecto dosificados a traición.

Son magníficos todos los personajes, tanto un imponente Mortensen como Naomi Watts (que en cada peli en que la veo se merece un monumento), pero también la madre y el tío de Watts, un Vincent Cassel desencajado que podría haber escapado del imaginario del Doctor Mabuse y, por encima de todo ellos, Armin Mueller-Stahl en, desde ya, uno de los mejores papeles de villano de la historia del cine.

Y, sin embargo, diría que los verdaderos protagonistas centrales son, paradójicamente, una adolescente que sólo aparece en la segunda secuencia y cuyo espíritu luego prevalece en forma de una desarmante voz en off; y otro personaje que está siempre presente pero nunca habla (o lo hace, o es representado, a través del personaje de Naomi Watts): su hijo recién nacido. Ellos marcan la dimensión moral, poética y social que, en un nivel diferente, descubre, juzga y expresa el trasfondo trágico de toda la trama que hay por detrás.

Es magnífica también la ambientación, con ese Londres opresivo, siempre gris y lluvioso y, aún más gris, la mansión del mafioso ruso bajo cuya superficie se encuentran la sordidez y el mal. Porque también hay mucho de lynchiano en la película: en su retrato de la crueldad humana bajo las tranquilas apariencias de una sociedad que discurre rutinariamente. Como en "Terciopelo azul", la trama subterránea va mostrándose a partir de que una persona normal descubre un mac guffin (si allí era una oreja, aquí es un niño huérfano) y que empieza a jugar a los detectives sin saber dónde se está metiendo. Pero, al contrario que en la peli de Lynch -y salvo en algunos casos de deformación grotesca de tinte más expresionista, como la escena en que Mortensen se apaga un cigarrillo en la lengua-, aquí no se busca nunca un preciosismo visual ni una estilización surrealista que, finalmente, crearía distancia y acentuaría la idea de que, finalmente, esto es ficción. No: Cronenberg quiere mostrarnos claramente que eso que estamos viendo puede estar sucediendo justo en el piso de al lado. Los ambientes se palpan, se huelen, la humedad se te mete en los huesos y una puñalada en el vientre duele de un modo insoportable.

Desde ya, a la altura de "El padrino" o de "Uno de los nuestros", la película que redefine el género negro en esta era de la multiculturalidad y la inmigración masiva en Occidente. Y, definitivamente, y como bromeaba el cineasta, un film que, seguro, hará las delicias de Vladimir Putin. Grande Cronenberg. Grandísimo.

Canción del día: "Bodysnatchers" (Radiohead)

Frase del día: "Las posibilidades de que Héroes Del Silencio vuelvan son las mismas de que Franco resucite" (Enrique Bunbury en 2005)

Comentario a la frase del día: Ayer, en torno a las 19.55, mientras nos dirigíamos al Centro Cultural de la Villa, en la Plaza de Colón, a ver el concierto de Fennesz, un agente de la Policía Nacional nos interfirió el paso a un amigo y a mí. Nos ordenó que le enseñásemos nuestros DNI. Los cogió y, acto seguido, los secuestró durante cinco minutos y se introdujo con ellos en una furgoneta policial. A las puertas de la furgoneta se encontraba otro agente empuñando una ametralladora. Tiempo después, el agente salió de la furgoneta y nos devolvió los carnets.

16 Comments:

Blogger krach said...

No me puedo creer que estemos en ese punto... el viernes pasado desalojaron el 8 y medio, y el Barbarella lo obligan a cerrar casi una hora antes.

4:15 p. m.  
Blogger Hematocrítico said...

Hala cómo nos pasamos, David!
A la altura de El Padrino! Jopé...
Yo ya la vi y me pareció que estuvo bien y punto. La trama me pareció bastante predecible. Pero lo de la sauna...eso lo tengo yo clavadito en las retinas (igual que uno de los protagonistas de la escena)

9:47 p. m.  
Anonymous Ángel said...

De acuerdo con hematocrito.A mi me gusto menos que "una historia de Violencia".
Por cierto,¿no te sobró el beso de Naomi y Vigo ? ( mejor me lo hubiese dado a mi:-)).A mi me parecio totalmente fuera de lugar, pero eso, evidentemente, no es el motivo de que no me flipase la peli.
La que es enorme es la de Haggis("In the valley of Elah").

11:01 p. m.  
Blogger David said...

No leais el comentario de Ángel, que tiene un spoiler, jajajajaja.

3:12 a. m.  
Blogger Hematocrítico said...

OFF TOPIC : David, ¿conoces un grupo de punk que se llama McLusky? Si no, anótatelos porque te van a molar (ya están separados, eso sí)

8:14 a. m.  
Anonymous Ángel said...

Glup! sorry!
Menuda la que ha liado Nike con la p... bandera.
Ahorra a tragarse todo este rollo a todas horas!
:-)

9:41 a. m.  
Blogger Hematocrítico said...

¿Qué pasó con Nike?

10:01 a. m.  
Anonymous IRITATIRITA said...

estoy de acuerdo con los comentarios davidiño... me parecio hasta un poco aburrida de lo predecible... y esta claro que el beso sobra... la voz en off me parecia de coña ¿cuantas veces repitio "mi llamo ttattianaaaa"? jajaja a mi me hacia gracia

11:36 a. m.  
Blogger gitanita said...

jajaja me jiamo tatjiana venjio de jukrajnia...para mi que me la podian haber puesto en antena tres despues de comer...o bueno como mucho en telecinco por lo de las putas y la snagre

4:50 p. m.  
Blogger trubies said...

http://www.youtube.com/watch?v=JoEt7vvOmJ0

6:04 p. m.  
Anonymous darkent said...

No me puedo callar... con la de MIERDA, así, en mayúsculas, que hay en todos los cines, esta película os ha parecido "bien-y-punto"?

Yo no me lo creo.

De verdad, si a sus paladares les ha parecido predecible, aburrida y todas esas cosas con las que calificais esta obra maestra, pues sólo os queda Philippe Garrel en el CGAI, que ese sí que es poco predecible; pero arty, pedante y aburrido a jartar...

10:47 p. m.  
Anonymous Ángel said...

Todos debemos de comprender y respetar que haya gente que prefiera "Promesas del Este" a "Una Historia de Violencia" o viceversa; u otros que prefieran la escena del asesinato de la pradera de "Zodiac" a la escena de la sauna de "Promesas del Este".
Se supone que estamos hablando de palabras mayores en todo caso ( sino que pintaría en este blog,:-))
No todo es "blanco o negro", "bueno o malo", "rojo o facha" ( no hagan correspondencias ).
Aunque eso si, me niego a decir eso de "para gustos hay colores"( típica frase disculpa).

1:29 p. m.  
Blogger Hematocrítico said...

Halaa....
a mí es que el cine del cgai me la trae floja! pero me parece que esta peli no funciona. Y más habiendo visto una historia de violencia,que funcionaba bastante más. ¿Obra maestra?

4:27 p. m.  
Blogger David said...

Sí, McLusky molan mucho, tengo su excelso recopilata del año pasado, "McLuskysm".

9:14 p. m.  
Blogger Hematocrítico said...

Con ese mismo recopilatorio me acabo de hacer yo. Madre mía qué grupazo!

12:23 a. m.  
Anonymous alberto said...

A mí lo que me parece una gran historia de violencia, a parte de ilegal y propia de un estado policial, es lo de los policías secuestrando los carnés. Pero, bueno, igual esto nos pilla más lejos que el cronenberg...

12:28 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home